•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El banco británico Royal Bank of Scotland, controlado por el Estado que lo rescató de la crisis financiera, tendrá que pagar más de US$600 millones de multas, por manipular las tasas interbancarias Líbor, al igual que les ocurrió a Barclays y el suizo UBS.

El RBS deberá pagar US$325 millones a la Comisión Estadounidense de Operaciones a Futuro, CFTC, US$150 millones al Departamento estadounidense de Justicia y 87,5 Millones de libras (US$137 millones, 101 millones de euros) a la Autoridad de Servicios Financieros británica, FSA, para poner “fin a las investigaciones”.

En total 21 personas del grupo participaron en la manipulación del Líbor, en particular en yenes y francos suizos.

“Es un día triste para RBS, pero también un día importante para seguir corrigiendo los errores del pasado”, dijo el presidente de RBS, Philip Hampton.

Opinión pública cansada

Ante el creciente hartazgo de la opinión pública contra los bancos --de la que incluso el propio ministro de Finanzas George Osborne se ha hecho eco--, el Gobierno, que posee el 81% del RBS, ha reiterado en los últimos días que el Banco tendrá que pagar la multa con las cantidades previstas para las primas de sus directivos, y no con dinero del contribuyente.

El RBS dijo el miércoles que las reducciones o supresiones de primas ha permitido recuperar unos 300 millones de libras. La multa es superior a la que pagó el competidor Barclays, pero es muy inferior a la del suizo UBS.

El escándalo sobre la manipulación de tasas interbancarias Líbor estalló en junio, cuando el banco británico Barclays informó que iba a pagar 290 millones de libras para poner fin a las investigaciones de los reguladores británico y estadounidense.