•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Gerencia de Inteligencia Comercial CEI

En Nicaragua y todos los países del mundo, los productos de consumo humano requieren del cumplimiento de normativas que garanticen la inocuidad de los alimentos, la trazabilidad de los mismos, e incluso, las afectaciones de cambio climático, temas que son más importantes en algunos países que en otros.

Nicaragua tiene importantes avances en la aplicación de normativas para las exportaciones de sus productos, sobre todo para cumplir con los acuerdos establecidos en los Tratados de Libre Comercio vigentes, que se negocian a nivel internacional para facilitar los negocios empresariales del país.

En Nicaragua, por ejemplo gozamos con la Norma Técnica Obligatoria, NTON, 03 001 98, denominada Directrices para la aplicación del sistema de análisis de riesgos y puntos críticos de control, Haccp, como un instrumento que sirve para evaluar los riesgos y establecer sistemas de control que se orientan a aplicar medidas preventivas a lo largo de toda la cadena alimentaria, y evitar efectos hasta que haya salido el producto final.

De manera que Haccp procura la inocuidad de los alimentos, un mejor aprovechamiento de los recursos y una respuesta más oportuna a los problemas de calidad, adaptándose a cambios.

La Norma Técnica número 11 004-02, aprobada en el 2002, establece los requisitos básicos para la inocuidad de productos y subproductos de origen vegetal, garantiza la implementación de los sistemas que aseguran la inocuidad de los productos y subproductos de origen vegetal en campo, centros de acopio, plantas empacadoras y procesadoras de productos de origen vegetal, con la finalidad de reducir a niveles aceptables los riesgos físicos, microbiológicos y químicos en la explotación del cultivo, cosecha y transporte.

Otras normas aplicadas a nivel nacional solicitadas por compradores en mercados exteriores son las Buenas Prácticas de Manufactura, BPM, y los Procedimientos Operativos Estándar de Saneamiento, SSOPs.

Este último instrumento está referido a los procedimientos que deben aplicarse en los planes de Higiene y Sanitización en las plantas de alimentos. Esta normativa ha sido considerada, tomando como base ocho principios del Programa de la Agencia de Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), que asegura la inocuidad de los alimentos.

La FDA en Estados Unidos es la responsable de garantizar el cumplimiento de sus normativas relacionadas a la inocuidad de los alimentos de su país, y de los provenientes de mercados exteriores como Nicaragua.

Estas normativas no son nuevas, solamente destacamos que en las mismas se han señalado fechas como el 31 de enero de 2013 para realizar inspecciones rigurosas, pero que las empresas en los diferentes países ya vienen aplicando de conformidad a las exigencias.

La Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos de la FDA (FSMA por sus siglas en inglés), que actualmente está en etapa disponible para comentarios del público, se origina de los problemas y costos de salud de los consumidores de ese mercado.

La Ley FSMA brinda a la FDA nuevas herramientas para asegurar que los alimentos importados cumplan con los estándares de inocuidad de EU., incluye entre sus disposiciones:

Responsabilidad del importador: los importadores deben verificar que sus suplidores extranjeros tengan medidas preventivas adecuadas implementadas para asegurar la inocuidad.

Certificación externa: la FDA tendrá la posibilidad de acreditar a auditores externos calificados que certifiquen el cumplimiento de los estándares de Estados Unidos en las instalaciones de alimentos extranjeras.

Alimentos de alto riesgo: la FDA tiene ahora la autoridad para solicitar que alimentos importados de alto riesgo vengan acompañados de una certificación externa como condición para su admisión en el país: carne de bovino, pollo y pavo; lechugas, melones, durazno, huevos, cebollín, ostras, moluscos bivalvos (ejemplo: conchas), entre otros.

La propuesta de Ley de la FDA contempla estándares mínimos para una producción y cosecha de frutas y vegetales inocuos; requisitos de suelo, salud e higiene de los trabajadores, empaques, controles de temperatura y agua.

Esta reglamentación es similar a los “Requisitos básicos para la inocuidad de productos y subproductos de origen vegetal” de la normativa nacional, de manera que adaptarse a esa nueva reglamentación de la FDA, no será un problema para quienes a nivel nacional ya están ejecutando la nacional.

Además, la FDA propone que las fincas o granjas grandes estén en cumplimiento con la mayoría de los requisitos de seguridad de los alimentos en un período de 26 meses, después que la norma final sea publicada en el Registro Federal.

Las granjas pequeñas y muy pequeñas tendrán más tiempo para entrar en cumplimiento. Adicionalmente, se les dará a todas las fincas más tiempo para cumplir con ciertos requisitos relacionados con la calidad del agua.

En nuestro país el cumplimiento de estas normativas ha permitido al gremio empresarial nicaragüense alcanzar un mejor estatus competitivo en los ambientes comerciales internacionales.

Muchas Pymes están convencidas que el esfuerzo de mejorar la inocuidad de los alimentos les ha dado buenos frutos. En particular las empresas atendidas por el Centro de Exportaciones e Inversiones (CEI Nicaragua), se han venido preparando para cumplir de los requisitos exigidos en los mercados, tales como las empresas El Secreto de Mamá (mermeladas, salsas y encuertidos); Delicias del Norte (Rosquillas); Agroesnica (Okra); El Granjero (huevos); Monisa, Exprosur, Industria Carphil, Protena (Plasma bovino desecado y congelado, hemoglobina y sangre bovina desecada).

El CEI está seguro que cada esfuerzo de los empresarios nicaragüenses por mejorar su sistema productivo que permita vender los productos con la calidad requerida y el cumplimiento estricto de las normas internacionales es una prioridad para cada uno de los actores, y unir estrategias de inserción también es una necesidad, particularmente para los que participamos en la cadena de valor de la oferta exportable.

Ambientes comerciales

En nuestro país el cumplimiento de estas normativas ha permitido al gremio empresarial nicaragüense alcanzar un mejor estatus competitivo.