•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Esta es una de las formas más efectivas de crear conciencia de seguridad a un costo mínimo. Es también uno de los requerimientos fundamentales de la Ley 618, capacitación que debe conducirse de forma periódica en todas las empresas, incluyendo el Plan de Contingencia de Evacuación, y el de Prevención de Incendios (Arto 21). Su omisión es también penalizada como infracción grave en el literal (Arto 325 (d)).

Es también una de las formaciones más poderosas que puede brindarse, debido a que nadie está exento de no usarla en algún momento, -no solamente en el sitio de trabajo-, sino también a nivel familiar.

En diversas empresas esta importante formación a veces no se toma en cuenta, debido a que es considerada como una materia propia del personal de nivel básico, lo cual es absolutamente erróneo. Puedo atestiguar que su utilidad es una de las mejores habilidades que puede uno obtener.

Tuve la oportunidad hace unos años de poder salvar la vida de mi propio hermano, Rodrigo, durante un almuerzo familiar en vísperas de año nuevo, cuando él se atragantó con un resto de bolsa plástica dentro de un trozo de hielo. De no haber aprendido a aplicar la maniobra de Heimlich hacía apenas unos días de ese entonces, hubiese sido fatal para él.

La convocatoria al evento decía que para las jefaturas y gerencias “era opcional asistir”.

La empresa más grande o profesional jamás estará exenta de poder brindar una atención inmediata por medio de su propio personal ante una emergencia que requiera aplicar Primeros Auxilios.

Los consejos que podemos brindar como empresa de asesorías y capacitaciones, es que seleccione un instructor que tenga sus certificaciones de Ley comprobadas, y también, que pueda brindar una capacitación de experto que trascienda los abundantes presentadores “karaoke”.

La capacitación debe ser eminentemente práctica y vivencial, con un involucramiento de todo el personal en la evaluación de la situación y en las técnicas específicas a aplicar, puesto que el resultado no será mejor que la práctica adquirida.

Debe ser también focalizada en las emergencias más probables, de acuerdo con el historial de incidentalidad y escenarios de la empresa.

Se recomienda que sea refrescada cada seis meses como mínimo, para garantizar que el personal entrante y en los diversos turnos obtengan también estas competencias en forma completa.

Debe hacerse una recopilación de las necesidades de materiales y suministros para el número necesario de botiquines, y desarrollar los medios de comunicación específicos con sus respectivos códigos de emergencias. Un código único o una línea 1800 disponibles ya en el país pueden ser necesarios.

Algunas empresas manejan el concepto de Reglas Cardinales de Acción en caso de emergencias, las cuales señalan las normas de conducta obligatorias para socorrer en estos casos, ya que algunas veces el poco sentido de pertenencia a un grupo específico puede causar una omisión de auxilio, con consecuencias lamentables.

¿Cómo está su empresa en estas capacitaciones? Vea todas nuestras columnas en el blog: noalosaccidentes.wordpress.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus