elnuevodiario.com.ni
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En plena controversia sobre los bajísimos impuestos que pagan multinacionales como Starbucks o Google, la OCDE reconoció este martes, por primera vez, la existencia de fallas en las normas fiscales internacionales, y prometió un “plan de acción” para subsanarlas.

El diagnóstico del informe publicado este martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, es alarmante: “Algunas multinacionales recurren a estrategias que les permiten pagar apenas el 5% de impuestos sobre los beneficios, cuando hay empresas más pequeñas que pagan hasta un 30%”.

“Aunque sean técnicamente lícitas, estas estrategias minan la base impositiva de numerosos países, y amenazan la estabilidad del sistema internacional”, declaró el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría.

“En una época en la que los poderes públicos y los ciudadanos tienen dificultades para cerrar sus cuentas, es esencial que todos los contribuyentes --particulares y empresas-- paguen su parte justa de impuestos”, añadió.

En los últimos meses corrieron ríos de tinta sobre algunos casos emblemáticos.

La red de cafés Starbucks y el distribuidor en línea Amazon fueron señalados con el dedo, por las artimañas que les permiten pagar muy pocos impuestos en países en los que su actividad es boyante.

 

El principal ejemplo

El ejemplo más flagrante es el de Google. Gracias a una serie de montajes financieros, la casi totalidad de los ingresos del motor de búsqueda, declarados en Irlanda tras un paso por Holanda, son transferidos a las islas Bermudas, un paraíso fiscal notorio.

El Gobierno británico no dudó en pegar un puñetazo sobre la mesa. Otras capitales, como Berlín, París y Washington, ven inquietas cómo les pasan por encima ingresos fiscales nada desdeñables. A este propósito, se estima que US$1,7 billones de beneficios realizados por empresas norteamericanas nunca son repatriados a Estados Unidos.