•  |
  •  |
  • END

El barril de West Texas Intermediate (designación del “crudo liviano” negociado en Estados Unidos) para entrega en noviembre, nuevo contrato de referencia, terminó ayer en 106.61 dólares, en baja de 2.7 por ciento en relación al cierre del lunes.

“Se observa una distensión luego del salto del lunes”, subrayó Bart Melek, de BMO Capital Markets.

El barril para entrega en noviembre había ganado 16 dólares el lunes, un salto histórico para una jornada, luego de subir incluso 25 dólares durante la sesión.

“El mercado reaccionó también a la recuperación del dólar y a los persistentes temores sobre las perspectivas del crecimiento”, agregó el analista.

Después de registrar una caída sin precedentes frente al euro, el dólar se recuperó ayer, haciendo menos atractivas las materias primas, cotizadas en la divisa estadounidense, para los inversores de otras monedas.

En plena incertidumbre sobre el futuro del sector financiero, cuando el Congreso estadounidense examina el plan de salvamento presentado por el gobierno, los inversores se interrogan sobre las perspectivas económicas, y en consecuencia, sobre la evolución de la demanda de oro negro.

Los operadores tratan de explicarse también el origen de la histórica disparada de los precios del lunes.

Según los analistas, cuando los mercados bursátiles cayeron a niveles muy bajos luego del pasaje de los huracanes Gustav y Ike, los actores del mercado se encontraron cortos de petróleo en el último día de cotización del contrato y se vieron obligados a comprar caro para cumplir sus compromisos.

El contexto de la crisis financiera también influyó, como lo sugiere el analista Antoine Halff: “No hay duda de que el mercado no hubiera registrado una disparada tan insólita sin los movimientos tectónicos que reacomodan el paisaje financiero estadounidense”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus