•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Daniel Otazo es de origen boliviano, y actualmente se desempeña como gerente general del banco ProCredit.

El ejecutivo sostiene que la idea principal de la entidad financiera es promover el desarrollo de países como Nicaragua, a través del crédito a las pequeñas y medianas empresas, Pymes.

El año pasado ProCredit creció en su cartera de crédito, y por primera vez en los últimos cuatro años cerró sus operaciones con ganancias.

Señaló que este año proyectan incrementar considerablemente el apoyo que brindan al sector agropecuario, el cual concentra el 16% del total de la cartera crediticia, que asciende a US$90 millones.

“Nosotros tenemos un gran interés en el desarrollo de las Pymes, porque son un elemento esencial para lograr el desarrollo económico de Nicaragua”, sostuvo.

¿Cuándo inició operaciones ProCredit a nivel regional?

Los primeros países donde se estableció ProCredit fueron Bolivia y Ecuador, hace 18 años. Cuando el concepto nació, obviamente que no eran bancos regulados, o establecidos. Primero comenzaron a trabajar como ONG, financieras y se fueron desarrollando hasta llegar a ser instituciones reguladas y establecidas en el mercado.

¿Fue buena la experiencia en esos países, por qué decidieron ampliarse a otros?

Así es, se tuvo mucho éxito en esos dos países y entonces decidimos ampliar los servicios en la región; ahora estamos además de Nicaragua, en Honduras y los bancos más nuevos son Colombia y México.

¿Qué parámetros tomaron en cuenta para poder ampliarse en la región?

En nuestra experiencia, las pequeñas empresas son muy buenas pagadoras. Obviamente, uno de los factores principales para establecernos en un país es ver si nosotros cumplimos un rol en el mercado de ese país, si existe la demanda y si la situación está dada, es decir si hay confianza.

¿En el caso de Nicaragua, ustedes vieron esa necesidad de crédito de parte de los pequeños empresarios?

Seguro que sí. Nicaragua tiene un buen segmento poblacional que necesita de créditos. Claro que existe un mercado que está demandando financiamiento y por eso estamos aquí.

¿Ustedes sufrieron pérdidas debido al Movimiento de los No Pago?

Por supuesto y de manera bastante seria. Los últimos tres años, 2009, 2010 y 2011 sufrimos perdidas a raíz de esta crisis; el hecho de que el Banco no se haya visto afectado patrimonialmente es porque el accionista mayoritario ha tenido la voluntad y capacidad de respaldar esas pérdidas con capital fresco; eso ha demostrado la solvencia del Banco en este periodo de crisis.

¿Tienen clientes que arrastran deudas desde ese tiempo?

Sí, tenemos una mezcla de clientes que han desaparecido y ya no se les encuentra, pero estamos haciendo esfuerzos de cobro, tenemos clientes que después de algún tiempo se han acercado a nosotros para solucionar su situación.

En términos generales, contamos con una cartera que está bastante sana, con un índice de morosidad mayor a 30 días del 1.9%, y a raíz de todas las reestructuraciones, el año pasado (2012) cerramos con ganancias, y este año esperamos tener ganancias nuevamente.

¿Ha crecido la cartera de crédito de la institución en estos últimos años?

La cartera de crédito volvió a crecer el año pasado, actualmente tenemos una cartera de US$90 millones, de la cual el 60% está concentrada en pequeñas operaciones de hasta US$30,000, y poco más del 30% está concentrada en la pequeña y mediana empresa.

¿Quiere decir que han recuperado la confianza en las pequeñas y medianas empresas?

Seguro que sí, en general ellos son buenas pagadoras, el Movimiento de los No Pago fue más un contexto político y social, y sería un gran error asumir que por este evento los pequeños empresarios no son buenos pagadores.

La experiencia de nosotros, y lo que se demuestra con los índices de morosidad, es que sabiendo gestionar este riesgo de manera adecuada, existe una retribución de parte de los clientes.

¿En qué sectores concentran su cartera de crédito?

Gran parte está concentrada en el comercio, lo cual solo refleja la estructura misma de la economía, ya que la mayoría de los empresarios son comerciantes.

Tenemos una participación muy importante del sector agropecuario y lo queremos reforzar este año. Esperamos cerrar con una cartera de crédito de US$105 millones.

¿Cuáles son las variables que tomaron en cuenta para decir que este año crecerán un 20%?

Eso lo hacemos en función de la capacidad instalada que tenemos, tanto de personal como de recursos, en función a la productividad y a la demanda del mercado. Esos son los parámetros que tomamos en cuenta para establecer nuestras proyecciones de crecimiento.

¿Cómo fue la transformación de ProCredit, hasta hace algunos años ustedes operaban como microfinanciera?

Esta es parte de la estrategia general del grupo en toda la región. Primero, iniciar como una institución especializada en su segmento, y posteriormente ir formalizando los procedimientos.

Este fenómeno se ha dado en todos los bancos en Latinoamérica, y apunta a una visión general de ser al final de cuentas un participante importante dentro del mercado financiero.

¿En cuántos países de la región opera ProCredit?

Estamos en siete países: Bolivia, Ecuador, Colombia, Nicaragua, Honduras, El Salvador y México, y en el único país en que estamos en proceso de transformación es en México, donde aún no tenemos la licencia bancaria.

¿Existe confianza en Nicaragua?

Con seguridad que sí, es un país con muy buenas perspectivas, con estabilidad económica y política, con un mercado que está demandando servicios financieros. Este es un buen lugar para invertir.

 

¿Quién es?

Graduado en Ingeniería en Sistemas, Daniel Otazo, es originario de Bolivia, y a los 18 años se fue a estudiar a Alemania. Allí realizó sus primeros estudios de Ingeniería en Sistemas y Ciencias de la Computación. También tiene estudios en administración de empresas, con enfoque en finanzas.

Trabajó en Europa como consultor en PriceWaterhouseCooper, en inversiones, y empezó a trabajar en ProCredit a finales de 2004 en Bolivia, donde se desempeñó como gerente de riesgo. Desde el año 2011 fue nombrado Gerente General de ProCredit Nicaragua.