• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La evasión fiscal y las exoneraciones costaron a Nicaragua C$19,970 millones en 2010; es decir, unos U$933,1 millones al cambio de la época, lo que representó el 12.4% del Producto Interno Bruto, PIB, que en ese año era de U$7,500 millones.

La cifra, de acuerdo con especialistas, podría ser mayor en la actualidad y supera el presupuesto asignado a la cartera de Educación o la de Salud, según datos oficiales.

el impacto

En Nicaragua, por cada C$100 que se producen, casi C$13 se pierden por concepto de exoneración y evasión fiscal, indicaron especialistas.

Para el experto en temas tributarios, Julio Francisco Báez, la cantidad de dinero que ahora se pierde por evasión y exoneración fiscal podría ser el 14% del PIB; es decir, unos US$1,470 millones el año pasado, cuando el PIB cerró en US$10,500 millones, según el Banco Central, BCN.

“Este tema no solo abarca las exoneraciones tributarias, sino que cubre el mundo de los llamados incentivos fiscales, que incluyen deducciones especiales, pagos mínimos de IR ficticios e ingresos exentos de IR a favor de sectores determinados”, dijo Báez.

“De esta manera, el 5.7% del PIB que el Estado gasta o deja de recaudar, se incrementa en un 3%, y si a esto le agregamos la pérdida fiscal por evasión, este festival de gastos tributarios alcanza el 14% del PIB”, afirmó Báez.

En cada país de Centroamérica las exoneraciones están por encima del 5% respecto al PIB. Por ejemplo, en Costa Rica representan el 5.7% del PIB, en Guatemala el 7.9% y en Honduras el 5.6%, según cifras oficiales.

“En todos los países del mundo hay exoneraciones, pero esa cantidad es alta para un país pobre como el nuestro (Nicaragua), lo deseable debería de ser el 2% del PIB, como máximo”, señaló el economista y exviceministro de Economía, René Vallecillo.

Nicaragua es el país en Centroamérica con el menor PIB nominal, según cifras oficiales.

Vallecillo destacó que el monto de las exoneraciones supera el presupuesto de Educación, que este año es de C$7,374.8 millones.

Según el Banco Central de Nicaragua, BCN, el porcentaje del gasto en Educación y Salud para el 2011 fue de 5.2 y 3.7% respecto al PIB, respectivamente.

En 2011, el gasto social total como porcentaje del PIB fue de 12.1 %, es decir inferior a lo que se tragan las exoneraciones y evasiones.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, sostiene que el principal objetivo de un sistema tributario es recaudar los ingresos necesarios para que el Estado financie los bienes y servicios públicos, el gasto social y otras actividades que tengan efectos económicos positivos para la sociedad.

Los que no pagan y evaden

Un estudio sobre las exoneraciones, divulgado por del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, dice que los sectores que no pagan impuestos por Ley son muchos, pero los que se destacan son el agropecuario, turismo y zonas francas.

La Cepal en su informe Política Tributaria para mejorar la Inversión y el crecimiento en América Latina (2013), dijo que en Nicaragua se otorgan incentivos a sectores o actividades específicas como medio ambiente, y los sectores energético y forestal.

El sector agropecuario, por ejemplo, no paga Derechos Arancelarios a la Importación, DAI; Impuesto al Valor Agregado, IVA; e Impuesto Selectivo de Consumo, ISC; y tiene una tasa especial de Impuesto sobre la Renta, IR; en el caso de los productores que tranzan en la Bolsa Agropecuaria.

Báez indicó que el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, y Fondo Monetario Internacional, han dicho que las exoneraciones son el mayor de los males en el sistema tributario nicaragüense y por eso le resultó sorprendente que las mismas no hayan sido revisadas en la reciente reforma tributaria.

Vallecillo, por su parte, expresó que el sector agropecuario recibe exoneraciones porque produce alimentos y “si le quitan las exoneraciones, eso incidiría negativamente en los precios de los productos”.

La Cepal señaló en un estudio que es frecuente que los gobiernos usen la estructura tributaria para promover ciertos objetivos de política económica, no obstante, en países en desarrollo no se evalúan ni los beneficios ni los costos de los incentivos tributarios que se establecen.

El estudio del Ieepp, en tanto, aseguró que a través de la Ley de Inversión Turística el Estado exonera hasta el 60% en ese tipo de inversiones.

En cuanto a las exoneraciones al sector de zonas francas, Báez estimó que eliminarlas no es pertinente ni deseado; sin embargo, dijo, que deben buscarse maneras de delimitarlas, porque “hacemos el ridículo subsidiando a fiscos extranjeros”.

Según el estudio Apuntes de las Exoneraciones Fiscales en Nicaragua, elaborado por el Ieepp, el escudo fiscal de las zonas francas incluye exoneraciones de IR, DAI e ISC.

“Por cada inversión en zona franca, el Estado de Nicaragua aporta, con todos los beneficios que otorga, hasta el 38% de la inversión”, precisó el estudio.

Los defensores de este régimen aducen que el máximo beneficio que dejan estas empresas al país es la generación de empleos, que en la actualidad son casi 105,000, con un salario promedio mensual de C$3,000.

Además, el estado de Nicaragua tampoco paga impuestos, porque está exonerado de todas sus compras internas y sus importaciones.

Según el estudio del Ieepp, las únicas exoneraciones que deberían mantenerse son las sociales, como a los medicamentos, equipo médico, útiles escolares y los bienes de la canasta básica.

Reforma fiscal contra la evasión

El economista René Vallecillo señaló que con la reciente reforma tributaria uno de los objetivos era reducir la evasión fiscal, la cual —según el economista— ya está dando sus frutos, porque más de 5,000 comerciantes dejarán de pertenecer al régimen de cuota fija.

Explicó que el impuesto más exonerado es el IVA y la mayor evasión fiscal se da con el IR.

Por otro lado, un estudio de la Cepal, efectuado en 10 países de Latinoamérica, señala que el 12% de todos los incentivos están concentrados en 39 medidas, que benefician a las empresas de cualquier sector.

Otras 31 disposiciones (referidas a la localización) representan el 9% de los incentivos y el 79% se distribuyen en 267 medidas de tipo sectorial.

Según la Cepal, los incentivos generales a la inversión son más utilizados en Ecuador (15) y Chile (10); mientras que los sectoriales son fuertemente empleados en República Dominicana (94), (Nicaragua (66), Argentina (29) y Honduras (27). Respecto a los incentivos de localización, solo 6 de los 10 países los usan y se destacan Chile (7), República Dominicana (7), Argentina (6) y Perú (6).