•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Ley 618 de Higiene y Seguridad del Trabajo en su artículo 290 establece esta clasificación para aquellas actividades que revisten riesgos relevantes para su realización. Es importante tener en cuenta que en la industria en general, si no se adoptan metodologías especiales de prevención y mitigación de los peligros, estas faenas pueden ser generadoras de accidentes. Los trabajos específicos a los que la ley hace referencia, -sin que sea dicha lista exhaustiva-, son las siguientes: Trabajos con equipos y recipientes a presión; Equipos y cámaras frigoríficas; Trabajos en altura, todos aquellos a más de dos metros del suelo; Labores de excavación y cimentación; Demoliciones, explosivos; y Espacios Confinados.

Todos estos trabajos tienen también requerimientos internacionales sobre los cuales se pueden especificar estándares y normativas de OSHA, la cual es una referencia internacional de la Agencia de Seguridad Ocupacional de Estados Unidos, siendo la encargada de fijar normas a nivel internacional, que con el tiempo son referenciadas y adoptadas por las normativas de otros países.

La ejecución de estos trabajos, debido a su peligrosidad, debe ser realizada sin fallas y requiere la adopción de herramientas administrativas de planificación, análisis de riesgos y planificación del trabajo, así como de una rigurosa capacitación de la supervisión y personal a cargo.

Una de estas herramientas es el Permiso de Trabajo, o como es también conocido por su origen en inglés, Work Control Permit, el cual es por definición un Análisis de Riesgo realizado obligatoriamente en el sitio de trabajo, siendo un medio y un proceso a la vez, para identificar, especificar, inspeccionar, referenciar, guiar y alertar por parte de un emisor autorizado de esta herramienta, a un receptor también competente, para que puedan conjuntamente identificar de forma exhaustiva los peligros inherentes a la realización de dichas actividades, documentando las medidas de seguridad a ser adoptadas, incluyendo las referencias a procedimientos, normativas, diagramas y prácticas operacionales, que sean de conocimiento corriente para el grupo de trabajo.

Este sistema es de poderosa utilidad en todos los tipos de trabajos con riesgos especiales. En Nicaragua son pocas las empresas que emplean esta herramienta como sistema operacional. Se usa mayoritariamente en empresas que han adoptado o heredado prácticas internacionales de Seguridad.

Esta herramienta debe tener su proceso de control de calidad para que funcione adecuadamente. Una de las desviaciones típicas es el riesgo que sea realizado “por adelantado”; lejos del sitio de trabajo o en solitario por algún “sabio-a”; o que no incluya adjuntos o referencias a procedimientos específicos y otra documentación necesaria.

Las prácticas de auditoría exigen la revisión de un porcentaje específico de estos formatos una vez utilizados, y la obligatoriedad de enviar una comunicación por escrita a las partes involucradas sobre los hallazgos y medidas de calidad a reforzar.

Es imperativa la capacitación y el nombramiento de las autoridades del sistema para efectos de su implantación en una empresa, incluyendo la pre-condición de desarrollar la documentación de Seguridad a la cual pueda referirse este sistema en forma específica.

 

noalosaccidentes.wordpress.com