•   Bruselas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario del Tesoro estadounidense Jacob Lew exhortó ayer a los dirigentes europeos a tomar medidas para reactivar el crecimiento, eso sí, acompañadas de un esfuerzo fiscal, al iniciar su visita al continente, donde cada vez más países cuestionan la cura de austeridad para salir de la crisis.

Nuestra solidez económica sigue dependiendo de lo que pasa más allá de nuestras fronteras y la salud y la estabilidad de Europea nos llegan al corazón”, declaró en Bruselas, Lew, acompañado del presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

“Me mostré particularmente interesado por los planes de nuestros socios europeos para reactivar la demanda en este período de fuerte desempleo”, añadió Lew.

Antes, se reunió con el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso. “Ambos hicieron hincapié en que los esfuerzos en favor de reactivar el crecimiento, deben estar acompañados de una consolidación presupuestaria”, indicó la portavoz comunitaria, Pia Ahrenkilde-Hansen.

La visita de Lew al continente, la primera desde que asumió el mando en febrero, ocurre en momentos en que las aguas volvieron a agitarse en la zona euro, hundida en la recesión y con un desempleo que afecta a más de 19 millones de personas.

Situación de Portugal

En un duro golpe contra el Gobierno portugués y contra Bruselas, el Tribunal Constitucional de ese país declaró el viernes inconstitucional un paquete de medidas del presupuesto en vigor. Así, Portugal se convirtió en la nueva fuente de inquietud en Europa tras la reciente inestabilidad en Chipre e Italia.

Esta crisis en Portugal sucede en momentos en que los europeos y los mercados se encuentran muy pendientes de la situación política en Italia, que aún no ha logrado formar gobierno tras las elecciones, y en Chipre, pocos días después de un polémico rescate a la isla mediterránea.

Una vez más Europa enfrenta una semana convulsa que culminará el viernes con una reunión informal del Eurogrupo en Dublín.