•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El crimen organizado en la región es una corporación involucrada en diferentes negocios ilícitos y tiende a operar con más impunidad en sociedades donde los estados son más débiles, pues es allí donde las instituciones y funcionarios públicos son más corruptibles.

¿Cuál ha sido la causa de esta situación que pocos previeron? Este tiene un componente externo poderoso en la creciente demanda de drogas en Estados Unidos, así como en la globalización de las corporaciones criminales. Esto se combina con factores de tipo doméstico relacionados con procesos de paz que no se cerraron en forma adecuada y por falta de inclusividad social de los modelos económicos prevalecientes. Delinquir es lucrativo y brinda opciones para jóvenes cuyas aspiraciones están siendo dejadas de lado por la modernización de nuestras sociedades.

Los modelos de crear bienestar a través del llamado “rebalse” (trickle-down) presuponen una paciencia mayor de lo que las clases populares están dispuestas a soportar.

No pretendo ser riguroso o exhaustivo pero creo que puede haber lecciones en el pasado que podrían ayudar a arrojar luz sobre el qué hacer o al menos introducir otros elementos al debate.

Durante el reinado de la Reina Victoria (1837-1901) la población de Inglaterra se duplicó y la tasa de criminalidad creció. Inglaterra creció económicamente, pero también el crimen en las ciudades aumentó 300% entre 1800 y 1840. Hubo represión y migración de población a Estados Unidos, Sur-África y Australia. Se creó una fuerza de policía más eficaz (The Metropolitan Police Force o Scotland Yard). El auge y declinación del crimen se produjeron en un período largo que fue desde 1750 hasta los 1900s.

Singapur al momento de su independencia de Gran Bretaña, en 1963, era más pobre que el más pobre de los países centroamericanos en ese entonces y presentaba una situación favorable para la violencia sectaria y étnica (convivían en la isla chinos, malayos e indios). A través de un líder fuerte y visionario llamado Lee Kuan Yew (primer ministro de 1959 a 1990) se instauró un gobierno de mano dura supresor de algunas libertades individuales. Pero el Gobierno era honesto y cubrió necesidades inmediatas de empleo, vivienda y salud pública, dando lugar a una economía de mercado pujante.

China continental es el país que en términos absolutos tiene más ejecuciones al año (lo que le ha valido tener tasas bajísimas de tráfico de drogas). Esta nación ha reducido significativamente la pobreza extrema y la pobreza a través de una modernización y un crecimiento económico sin precedentes. Han trasladado cantidades enormes de población y la delincuencia ha tratado de surgir, pero con poco éxito. En 2005 la tasa oficial de homicidios fue de 1.6 por cada 100,000 habitantes, que contrasta con la de Centroamérica en 2006, de 32 homicidios por cada 100,000 habitantes.

En El Salvador, uno de los países con más violencia hoy en día, hay una tregua entre las llamadas “maras”, promovida por la Iglesia y el Gobierno, lo que bajó significativamente el número de asesinatos (comparando marzo de 2012 versus marzo 2013, el número de asesinatos bajó 40%). Este experimento en proceso constituye una aproximación al problema bastante innovador, aunque de pronóstico incierto y es muy temprano para declarar victoria o fracaso.

Usted puede sacar sus propias conclusiones, pero desde mi punto de vista para atacar este problema se necesita crecimiento económico y generación de empleo, instituciones sólidas y transparentes, cuerpos policiales profesionales y creatividad para buscar alternativas que ayuden a rehabilitar e insertar a los jóvenes que están en las filas de la delincuencia a una sociedad que debe ser mucho más inclusiva. La tarea es de largo plazo. El problema está enraizado en la sociedad y va a demandar paciencia, capacidad de diálogo, firmeza, tenacidad y sobre todo mucha madurez y visión de futuro.