•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La directora general del FMI, Christine Lagarde, consideró este miércoles que la zona euro debería priorizar el saneamiento de su sector financiero, “cerrando” algunos bancos “si es necesario”.

“La prioridad debe ser continuar saneando el sector bancario recapitalizando, reestructurando y, si es necesario, cerrando algunos bancos”, declaró en una conferencia en Nueva York, según el texto de su discurso transmitido a la prensa.

Precisamente, para obtener un plan de ayuda internacional, Chipre debió reformar drásticametne su sector financiero poniendo en quiebra al banco Laïki, el segundo del país.

Según Lagarde, varios bancos de la “periferia” de la zona euro “comienzan apenas a ser restaurados” y sufren todavía por falta de capitales asociado a malos créditos.

“Incluso fuera de la periferia, el balance (de los bancos) debe reducirse” y su modelo económico debe ser “mejorado”, añadió la funcionaria.

Debido a la mala salud del sector financiero, la política monetaria de bajas tasas de interés en Europa no beneficia “a las personas que lo necesitan” mientras que la región se hunde en la recesión, consideró Lagarde.

 

Supervisión intensiva

La titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, volvió a pedir una reforma del sector financiero mundial que instaure una supervisión “más intensiva y más invasiva” que se ocupe de los “bancos sobredimensionados”, consideradas por algunos gobiernos como demasiado grandes para quebrar.

Christine Lagarde añadió que será necesario luchar contra “el intenso movimiento de oposición” del sector bancario “reticente a abandonar actividades lucrativas”.