•   Tola, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con el sol y el viento a su favor, y con la ayuda del mar, la producción salinera de Tola vive sus meses de apogeo y algunos salineros hasta prefieren almacenar la producción para venderla a un mejor precio durante el invierno.

Estas minas de “oro blanco” se localizan en la comunidad indígena Las Salinas y desde el tiempo de nuestros antepasados ha sido la principal actividad económica de la zona, y ahora, junto con las inversiones turísticas en las áreas costeras, destaca como una importante fuente de empleo en esta localidad.

El salinero Víctor Torres, de 68 años, quien trabaja con su hermano José Manuel, es uno de los mayores productores de sal en la zona y asegura que esta actividad genera más de 800 empleos entre los meses de noviembre y abril, que es el período de cosecha.

“Por lo general un trabajador gana C$25 la hora, y laboran entre seis y cuatro horas al día, iniciando a la 5:30 am”, señaló.

Los hermanos Torres trabajan en un área de 25 manzanas y generan 26 empleos y, según Víctor, entre lunes y viernes extraen 4,000 quintales de sal, a razón de 800 quintales al día.

Entre los meses de febrero, marzo y abril los Torres venden su producción a compradores que llegan en furgones a Tola desde Masaya, para procesar e industrializar la sal.

La abundancia de la sal, sin embargo, ocasionó la caída del precio de este rubro.

Según los salineros, el quintal lo venden entre C$35 y C$40, pero algunos, como los Torres, prefieren embodegar la cosecha, para comercializarla en meses posteriores, cuando el precio del quintal de sal llega a los C$70.

Sustento

La Cooperativa “Ninfa Segura”, que aglutina a 17 socios, es otra de las principales salineras en Tola y trabaja en 33 manzanas, logrando producir semanalmente 2,000 quintales.

En esta cooperativa las labores inician en noviembre con la preparación de las piletas donde se evapora el agua, y los socios aseguran que esta actividad es de mucha importancia por ser históricamente el sostén de muchas cabezas de familia.

Pablo Torres, otro salinero, admitió que la caída de los precios de la sal ha afectado porque siempre “hay gastos de planilla y compra de combustible”.

 

Rendimiento

En el recorrido por las parcelas el agua se va evaporando hasta quedar la capa de sal y el rendimiento por pileta anda entre los 50 y 80 quintales, aseguró Víctor Torres, quien posee 40 piletas.

 

La extracción

De acuerdo con los salineros, el proceso de extracción de la sal inicia conduciendo el agua marina por una red de canales que llegan hasta las parcelas rectangulares (piletas) que se construyen para almacenar el agua.

El agua la extraen con bombas y en promedio por cada cuatro litros se obtienen tres libras de sal.

as piletas las construyen con tres tipos de piso: “Una opción es con una capa de salina de dos pulgadas, otra con piso de plástico especial que se compra en México, y el tercer tipo de piso que se usa es de barro. Pero es mejor el piso salino, porque separa los químicos que tiene el agua de mar”, señaló Víctor Torres, uno de los salineros en Tola.

El piso salino se hace cada año y el de plástico tiene una vida útil de seis años. Este último tiene la ventaja de que permite una mejor producción.