•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La recesión económica no da respiro a la población española, que ya sufre una tasa de desempleo del 27.16% y afecta a más de seis millones de personas en el primer trimestre de 2013, una cifra histórica en este país.

Un año después de aplicar una flexibilización del mercado laboral para fomentar la contratación e inmersa en una recesión que amenaza alargarse durante 2013, España registra 6,202,700 desempleados, 237,400 más que en el trimestre anterior, según las cifras publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística.

Una de las caras más trágicas de esta situación la sufren los jóvenes del país, con una tasa de dsempleo de 57.22% entre los 16 y 24 años, contra 55.13% en el trimestre anterior, una coyuntura que empuja a muchos de ellos, incluso con títulos universitarios, a emigrar al extranjero para buscar trabajo.

Con estos datos, España se sitúa justo detrás de Grecia que, con un 27.2% de desempleo en enero, es el miembro de la Unión Europea con una tasa más alta de desempleo, ambos muy por encima de la media comunitaria que se encuentra en un 12%, según las cifras del Eurostat.

En medio de una profunda crisis social agravada por el amplio programa de austeridad aplicado desde que llegó al poder a finales de 2011, el Gobierno conservador de Mariano Rajoy anunciará este viernes nuevas reformas económicas para redirigir el país hacia el crecimiento y que, en principio, no conllevarán nuevos recortes significativos.

Con manifestaciones habitualmente pacíficas por toda España debido al agudo malestar de una sociedad ahogada por el rigor, una plataforma de discurso radical llama a "asediar el Congreso" de los diputados este jueves por la tarde para conseguir "la caída del régimen".

La policía, que prepara un fuerte despliegue de agentes antidisturbios, ya arrestó hoy por la mañana a cuatro miembros de grupos anarquistas equipados con bengalas, gasolina y petardos que "se disponían a quemar una entidad bancaria".

La mala situación del mercado laboral español, acusado de un desempleo endémico que en tiempos de bonanza económica apenas bajó del 8%, se agudizó en el último trimestre de 2012 con un aumento de 187,300 parados, superando el 26.02% de la población activa a final de diciembre.