•   Tola, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un hongo de suelo, identificado como “Fusarium”, acabó de manera acelerada con 220 manzanas cultivadas con granadilla en Rivas, lo que provocó pérdidas económicas por unos C$57,2 millones, de acuerdo con los productores de la zona.

El productor e ingeniero agrónomo, Oscar Sánchez, aseguró que el cultivo de granadilla venía en auge en Rivas y ya superaba el área de siembra de papaya, pero desde 2010 los productores vieron cómo sus plantaciones empezaron a marchitarse a causa de una plaga que no pudo ser controlada.

Según los productores, se perdieron 220 manzanas cultivadas con granadilla, a razón de C$260,000 por cada manzana afectada.

Rivas era el principal productor de granadilla en Nicaragua, según el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA.

“Nosotros acopiábamos la fruta en Cofrutari y la distribuíamos a los supermercados, pero lamentablemente el hongo Fusarium atacó a las matas de manera incontrolable y destruyó más del 80% de las plantaciones y quizás una de las causas es que este rubro se estableció como un monocultivo”, señaló.

Según el tercer Censo Nacional Agropecuario, realizado en 2001 por el Ministerio Agropecuario y Forestal, en Rivas existían 239,9 manzanas dedicadas al cultivo de granadilla, una cifra que se mantuvo hasta 2009, dijo Sánchez.

Pérdidas

El productor Marvin Uriarte Cubillo, aseguró que antes del surgimiento del hongo, la granadilla en Rivas era un rubro que tomaba fuerza. Él dedicaba ocho manzanas al cultivo de esta fruta, que en Rivas se cotizaba en C$100 la docena y en Managua en C$150.

Indicó que para cultivar una manzana invertía C$60,000 y al año obtenía C$200,000 en ganancias.

El ingeniero agrónomo Oscar Sánchez explicó que el rendimiento promedio de una manzana es de 2,000 docenas anuales de granadilla.

Añadió que la planta tiene una vida útil de dos años.

Los afectados dijeron que las áreas de granadilla son remplazadas con cultivos de papaya y plátanos.