•   España  |
  •  |
  •  |
  • El País, España

Mientras los mercados alivian la presión, el paro no da tregua. La prima de riesgo ha caído y se ha alejado de las zonas críticas que habitaba el verano pasado.

En cambio, España ya cuenta con más parados que nunca, 6,2 millones, la tasa de desempleo supera el 27% —entre los jóvenes el 57%— y el mercado laboral apenas afloja el ritmo de destrucción de empleo: 322,300 puestos de trabajo menos en un trimestre que hay que sumar a los 3,5 millones que ya se habían destruido previamente, según la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2013.

Los síntomas de agotamiento en el mercado laboral se agolpan y el horizonte de mejora todavía queda lejos.

economia-españa

La segunda recesión de esta ya larga crisis, que comenzó a mitad de 2011, deja hasta ahora un balance distinto al de la primera. El perfil del empleo que se está destruyendo es muy distinto del que se evaporó a comienzos de la crisis.

En 2008 y 2009, básicamente perdieron su trabajo jóvenes menores de 35 años poco formados que tenían contratos temporales y trabajaban en la construcción o en la industria afín. Ahora, sin que haya cesado la sangría por esta vía, la destrucción de puestos de trabajo ya no hace discriminación alguna por edades, también se ceba quienes tienen contratos fijos y erosiona sectores hasta ahora inmunes, como los empleados públicos y los cualificados.

“Todavía quedan varios trimestres, posiblemente un año para que volvamos a una situación similar a la de la primera mitad de 2011”, de tímida mejora del empleo, pronostica el catedrático de Economía Josep Oliver, en línea con lo que apuntan los servicios de estudios privados o los organismos internacionales.

“Desde este punto de vista, lo que va a hacer mañana (hoy) Rajoy, es crítico”, dijo.

Para entender lo que está pasando en el mercado laboral, Oliver cree esencial señalar que hay un antes y un después del verano de 2011 y la crisis de confianza en el euro que se desató entonces.

Para ello da un dato, el 43% de todo el empleo destruido durante la crisis ha llegado después de ese hito y España suma un año completo con tasas de destrucción de empleo superiores al 4,5%.

Por eso, para él es fundamental lo que vaya a hacer este viernes el Gobierno o lo que suceda en Italia con la formación del nuevo Gobierno, precisamente la confianza en la supervivencia del euro se resquebrajó hace ya casi dos años por lo que sucedió en Roma con Berlusconi en el Ejecutivo.

Austeridad

Para combatir esa crisis de confianza, Europa optó por recetarse a sí misma una dieta rigurosa de austeridad. Y eso, si se analiza el mercado laboral, se ha traducido directamente en la caída del empleo público.

Más aún en España, donde la reforma laboral aprobada en febrero del año pasado contenía varios cambios dirigidos a facilitar el despido en este colectivo.

La consecuencia en el último año ha sido la destrucción de 260,000 empleos en la Administración, sobre todo en las comunidades autónomas.

Sector público

El desempleo no se ha notado en las empresas públicas, que en el último año han aumentado su plantilla agregada en 11,600 personas y eso pese a que el Ejecutivo anunció que iba a reducir el número de empresas públicas.