•  |
  •  |
  • END

Las empresas del sector textil y de la confección de las zonas francas no tendrán capacidad de absorber el 18% de incremento al salario mínimo, ya que esta industria, con sus utilidades ha otorgado los aumentos anteriores que en los últimos 18 meses suman hasta un 60 por ciento, lo que podría ocasionar efectos catastróficos, con muy probables pérdidas de inversión y empleo, destaca una comunicación del sector.

Señala el comunicado que debido a la crisis mundial y nacional, las empresas bajo este régimen no tendrán la capacidad de absorber ese nuevo aumento y que en consideración a la situación económica del país y a la crisis mundial, la solución no se encuentra únicamente en el incremento del salario mínimo, sino en la creación de políticas de apoyo al sector productivo para ayudar a sobrellevar la crisis.

“Deseamos aclarar que no estamos en oposición al incremento del salario mínimo, siempre y cuando éste se haga conforme con lo establecido por la ley y en los períodos que la misma indica”, expresa el comunicado de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec).

Recuerda que el jueves 25 de septiembre, el Ministerio del Trabajo (Mitrab) dio a conocer su decisión de que se realice a nivel general un incremento salarial del 18 % para todos los sectores económicos, exceptuando el sector Pymes, al cual se le concedió que el aumento sea de un
13 %.

La vigencia de estos aumentos comenzó el primero de octubre, señala la fuente, pero afirma que como sector desconocen los argumentos y elementos legales que utilizó el Ministerio del Trabajo para establecer la cifra del 18 %.

Aseguran que han intentado desde hace ya varios meses reunirse con la ministra del trabajo para explicar la posición del sector textil-vestuario en zonas francas, de forma que pudieran exponerle los efectos negativos del incremento de más del 60% al salario mínimo durante los últimos 18 meses.

En el caso específico de las industrias de zonas francas, todo incremento, según lo indica la Ley del Salario Mínimo, debe calcularse según el índice de precios de consumo, presentado por el Banco Central durante el primer semestre del año, más el índice de crecimiento económico del sector.

Añaden que de enero a junio de 2008 la tasa de inflación acumulada fue del 11.76 por ciento, más el índice de crecimiento del sector económico, que fue de -2.69 por ciento, según estimación propia de Zonas Francas durante este período.

De acuerdo con esto, al sector le correspondería un incremento de un 9.07 por ciento del salario mínimo, según lo que establece el artículo 8 literal e) de la ley 625, señala.

Agregan que el salario mínimo actual para las industrias de zonas francas es de 2,006 córdobas y con la aplicación de este incremento se eleva a 2,367.08, lo que afectará directamente el costo de producción, ocasionando un incremento en el producto final, debilitando de esa manera la competitividad de la industria, lo que podría ocasionar una pérdida de clientes y una reducción en las exportaciones del sector y por ende pérdida del empleo actual.


Lo anterior, afirma, por efecto que el salario mínimo actual ya es superior al salario promedio de 2,200 córdobas, lo cual involucra que se deberán efectuar ajustes en todas las escalas salariales, lo cual viene a incrementar sustancialmente los costos de producción, en épocas en que los precios de las prendas de vestir se reducen drásticamente, reduciendo los ingresos y utilidades.