Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Washington / afp
Las remesas hacia América Latina y el Caribe bajarán en 2008 por primera vez en la década, a causa de la desaceleración económica en Estados Unidos y España, la inflación y la debilidad del dólar, anunció el Banco Interamericano de Desarrollo este miércoles en un comunicado.

El total de remesas hacia la región ascenderá a unos 67,000 millones de dólares, un alza aparente respecto a los 66,500 millones de dólares en 2007.

“Sin embargo, ajustado por inflación, el monto de este año valdrá alrededor de 1.7% menos que el monto del año pasado”, aseguró el comunicado del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), perteneciente al BID.

Desde 2000, cuando el FOMIN empezó a contabilizar el envío de remesas, su monto siempre había crecido a tasas anuales de dos dígitos.

Los datos fueron obtenidos a partir de las balanzas de pagos de nueve bancos centrales en América Latina, pertenecientes a los países que reciben el 88,5% de los flujos de dinero enviados por millones de migrantes latinoamericanos.

México ya anunció que las remesas enviadas por sus migrantes cayeron un 12,2% en agosto, el peor registro interanual desde 1995.

“Según datos censales estadounidenses, las tasas de desempleo para personas de origen latinoamericano son más elevadas que las del resto de la población”, señaló el texto.

“No obstante el cambio de tendencia, las remesas a América Latina y el Caribe aún superan en volumen a toda la cooperación externa y la inversión extranjera directa en la región”, recordó el FOMIN, que además señala en su comunicado que las remesas siguen siendo más estables que otros flujos de dinero.

“Las personas que ya están en el extranjero se adaptarán, buscando nuevos empleos o reduciendo su consumo para poder continuar enviando dinero a sus familias”, aseguró el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.