•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC, ha revolucionado el mundo empresarial en la última década, según Juan Carlos Barahona, experto en esos temas y miembro del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae.

En esta entrevista Barahona explica que de la plataforma digital no solo dependen las relaciones sociales, sino la expansión de los negocios, ya que las TIC permiten un mayor flujo entre clientes y proveedores.

¿Qué papel desempeña la tecnología en la búsqueda de mayor competitividad de las empresas?

En este momento, del 2000 para adelante, lo que estamos viviendo es un fenómeno donde la tecnología saltó ahora a los bolsillos de las personas. La gente anda en sus bolsillos un teléfono que le permite conectarse a plataformas computacionales, a software, tener acceso a cientos de miles de sitios con aplicaciones, pero sobre todo a personas.

¿Cómo se relaciona este tema con la competitividad?

Las empresas tienen que moverse más rápido para ser más competitivas, esa agilidad se las puede dar la tecnología, pero las empresas necesitan también conocer más a su consumidor y esos datos, la capacidad de análisis, requiere de la tecnología para poderlos capturar, almacenar y utilizar.

Se requiere un flujo de intercambio entre el cliente y la empresa a través de la tecnología…

En esa búsqueda de relacionarse más con el consumidor de lo que se trata es de atenderlo de una manera más personalizada, la gente quiere que la empresa sepa con quién están tratando, que sepa qué le gusta, qué no le gusta y cómo poder opinar, entonces esos son retos muy grandes.

Teniendo tantos clientes ¿cómo se hace para tratarlos de una forma individualizada?

La única manera de hacer eso es cuando yo abro la empresa para tener distintos proveedores, unos más formales, otros menos formales, pero la empresa comienza a volverse como más porosa. Con eso lo que quiero decir es que se le dejan como las barreras y las divisiones no solo dentro de la empresa sino hacia afuera. Tiene que vincularse con universidades, instituciones, otro tipo de empresas, entonces la empresa viene a formar parte de una red… todos esos nuevos vínculos son gestionados mediante tecnologías, entonces ahora le toca a uno ver la empresa de una manera distinta, primero con una plataforma digital que sea consistente en toda la parte de liderazgo, de políticas, de cultura, todo lo que la empresa quiera hacer tiene que estar reflejado ahí.

Entonces la tecnología es vista como el medio para transformar ideas en procesos, como una especie de requisito para la innovación…

La respuesta técnica sería decirle que no se necesita tecnología para tener innovación, dicho eso, hay que agregar que en este siglo la gran mayoría de innovaciones tienen que ver por oportunidades generadas por el cambio tecnológico, así que es muy difícil pensar en innovación y no pensar en tecnologías. El cambio tecnológico está trayendo muchas oportunidades y eso es solo aprovechable con empresas que tengan la tecnología necesaria y sobre todo la familiaridad, la facilidad del entendimiento de las posibilidades de la tecnología para implementar la innovación.

Para que las empresas utilicen más y nuevas tecnologías, ¿qué porcentaje deben destinar para este campo? y en este sentido, ¿cómo aplicar las nuevas tecnologías de forma rentable?

La literatura con base en la experiencia mexicana, habría que ver cuál es el ajuste en nuestras economías y en nuestros sectores, pero se habla que las empresas deben estar gastando entre 1.5 y 3% de las ventas totales en TI (tecnologías de la información), pero la clave para que sea rentable, porque 3 puntos de las ventas es altísimo, es que un poquito menos de la mitad se esté destinando a proyectos nuevos, a experimentar, y un poquito más de la mitad se esté utilizando en mantener la tecnología que ya hay.

La celeridad con la que se producen los avances tecnológicos en los países de primer mundo, ¿genera una brecha entre los países subdesarrollados?

Claro, hay una brecha gigante. Sin embargo, yo creo que las fronteras se van borrando. Yo creo que hay partes de Estados Unidos tan desconectadas como algunas partes de Centroamérica y en Centroamérica hay partes tan conectadas como las más conectadas de Estados Unidos, pero obviamente sí hay una brecha y es una brecha grande importante, porque estas tecnologías lo que le permite a la gente sobre todo es colaborar y entre más colaboración usted tiene creatividad, mas producción, hace mejor y más rápido las cosas.

¿Qué hace falta para una mayor penetración de las tecnologías?

Yo creo que lo más importante es que adentro de las empresas los líderes, los gerentes, los dueños, cambien su relación con la tecnología y empiecen a experimentar ellos personalmente y entender el impacto que tiene todo este fenómeno de interconectividad. El hecho que la gente está tan conectada hace que operen distinto.

 

¿Quién es?

Juan Carlos Barahona es profesor asistente del Incae Business School. Fue miembro del “Human Dynamics Group” del Laboratorio de Medios del Instituto Tecnológico de Massachusetts.
Fue Director Adjunto del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible de Incae, y consultor del Banco Mundial para el desarrollo de la estrategia y elaboración del plan de negocios del Corredor Biológico Mesoamericano, y en temas relacionados con educación.
A finales de los años noventa dirigió el equipo de investigación que elaboró el modelo conceptual y facilitó el proceso de reforma de las cinco aduanas centroamericanas, como parte de una iniciativa conjunta de acción-investigación sobre logística comercial del Centro de Desarrollo Internacional de Desarrollo de Harvard, del Centro de Estrategia y Competencia de la Escuela de Negocios de Harvard y el Incae.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus