Sergio Aguirre
  •  |
  •  |


Para el especialista en temas económicos, Adolfo Acevedo, la cada vez más creciente tasa inflacionaria y las terribles secuelas de los desastres naturales deberían ser las prioridades del Presidente de la República, Daniel Ortega, y no la obsesión de imponer, al margen de la ley, los Consejos del Poder Ciudadano.

Señaló que la economía nicaragüense, caracterizada por ser extremadamente abierta, pequeña y frágil, se ha visto sometida a diversos “shocks” de oferta y de costos, un alza espectacular del precio internacional de los hidrocarburos, que impacta sobre toda la cadena de costos y precios de la economía.

“Esto se debe al aumento sostenido en los precios del combustible, que seguirá a través del mecanismo acordado de ajustes mensuales de la tarifa de la energía eléctrica; además del aumento del impuesto al combustible de ocho a doce centavos de dólar por galón, para financiar el Fondo de Mantenimiento Vial, Fomav.

A lo anterior se suman los problemas de oferta con los frijoles y la pérdida de cosechas de miles de productores como resultado de los eventos naturales.

Impacto a los más pobres

Dijo que la tasa de inflación para los más pobres no es igual a la promedio, que ya sobrepasó el 10 por ciento.

Para los más pobres, que gastan la mayor parte de sus magros ingresos en productos alimenticios básicos, la tasa de inflación es la del aumento en los precios de los alimentos y productos básicos, que son los que han experimentado las mayores alzas.

En ese mismo orden, indicó que sobre ellos (los pobres) recaerá también con mayor fuerza el impacto de los precios, los que se multiplicarán a lo largo de toda la matriz de costos de la economía nicaragüense, de las esperadas alzas del combustible y la tarifa de la energía eléctrica.

Explicó que esta situación no puede atribuirse de manera simple a puras “maniobras especulativas”, porque lo cierto es que hay problemas de fondo relacionados con la estructura misma de la economía, que ha sido sometida --y está siendo sometida-- a un gran estrés.

Gobierno debe intervenir

En ese sentido, indicó que como respuesta a lo antes expuesto, el sistema de costos y precios comienzan a desbocarse, especialmente en lo que respecta a los productos básicos, y este tipo de procesos desarrolla sus propios mecanismos de realimentación.

Ilustró que la experiencia de los procesos inflacionarios en América Latina requieren de un fuerte papel de intervención, rectoría, coordinación y liderazgo del Gobierno, y eso no es retórica, ya que alguien tiene que coordinar las expectativas.

Asimismo, manifestó que se requiere la intervención pública, utilizando toda la batería de instrumentos y recursos disponibles, para adoptar medidas que permitan amortiguar el impacto de estos “choques” y evitar que el mismo se concentre sobre la mayoría de la población.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus