elnuevodiario.com.ni
  •   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El apoyo a la Unión Europea y a la integración económica se redujo drásticamente en numerosos países del continente debido a la crisis, según un sondeo llevado a cabo por el centro de investigación estadounidense PEW.

Entre 2012 y 2013, el apoyo al proyecto europeo pasó globalmente del 60% de opiniones favorables a solamente 45%, una caída de 15 puntos. Francia registra el más importante retroceso (-19 puntos a 41%).

Esa caída es de 14 puntos en España (a 46%), un país particularmente golpeado por la crisis, y de ocho puntos en Alemania (60%), primera economía del continente, pero de solamente un punto en Italia (58%).

"El esfuerzo llevado a cabo en los últimos 50 años para crear una Europa más unida es hoy la principal víctima de la crisis del euro" escribe Pew en este estudio titulado "El nuevo hombre enfermo de Europa: la Unión Europea".

"El proyecto europeo está hoy desacreditado en buena parte de Europa", se añade en el informe.

En países donde el apoyo a la UE era ya muy frágil, la tendencia se acentúa: en Grecia, país bajo asistencia financiera y sometido a una dura cura de austeridad, las opiniones favorables son del 33% (-4), y en Gran Bretaña --con un creciente euroescepticismo-- del 43% (-2).

El único país donde la cota de la UE progresa es la República Checa, uno de los recién llegados del exbloque comunista (+ 4 puntos), pero se ubica en un bajísimo 38%.

El fenómeno es idéntico para el apoyo a la integración económica, origen --como recuerda Pew-- de la construcción europea. El apoyo a ella, que ya era débil, cae seis puntos en ese período (34% a 28%).

En este aspecto, Francia vuelve a distinguirse con una baja de 14 puntos (22% contra 36%), por delante de Italia (-11 a solamente 11% de opiniones favorables), España (-9 a 37%) y Grecia (-7 a 11%). Solo Alemania se mantiene por encima del 50%, pese a un retroceso de cinco puntos.

La divergencia es chocante entre Francia y Alemania, los dos motores tradicionales de la UE. 91% de los franceses piensan que su economía va mal, mientras que 75% de los alemanes creen que la suya va bien.

"La crisis económica que se prolonga ha creado fuerzas centrífugas que han dividido a la opinión pública europea, separando a los franceses de los alemanes, y a los alemanes de todos los demás", según Pew.

"Los países del Sur, España, Italia y Grecia, se alejan cada vez más debido a su frustración frente a Bruselas, a Berlín, y a lo que consideran como la injusticia del sistema económico".

En efecto, solamente 4% de los españoles consideran que su economía va bien (-61 puntos), 3% de los italianos (-22) y 1% de los griegos.

Para el conjunto de los europeos, el principal problema es el empleo (78%), por encima de la deuda (71%) y la inflación (67%).

La encuesta fue llevada a cabo en marzo entre 7.646 personas de ocho países de la UE (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España, Grecia, Polonia y República Checa).