Ricardo Guerrero Nicaragua
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El número de trabajadores afiliados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, ascendió a 669,600 hasta abril y el crecimiento interanual es del 8.7%, informó el Banco Central, BCN.

En marzo la cifra era de 664,100 empleados registrados en el INSS.

En los primeros cinco meses del año, según datos oficiales, el número de trabajadores asegurados se ha incrementado en 26,100 personas, una tasa de crecimiento baja, según algunos expertos que consideran que el aumento ideal debería ser, como mínimo, del 10% anual.

El economista y expresidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Mario Arana, consideró que el crecimiento del empleo formal es muy fuerte y estable, y señaló que casi la mitad de los empleos creados en este país son absorbidos por los registros de la seguridad social.

“Los sectores que más impulsan la creación del empleo formal son la construcción, minería, servicios y las zonas francas”, señaló el economista.

Impulsar inversión

Arana sostuvo que para seguir creando empleos formales se debe dinamizar e impulsar más la inversión extranjera y nacional.

“Se debe buscar un crecimiento más dinámico en la formalización del empleo, superior al 10%”, indicó.

El número de trabajadores nicaragüenses con prestaciones del Seguro Social creció 46,6% de 2006 a 2012, lo que las autoridades consideran una rápida evolución del empleo formal.

Datos del BCN y del Instituto Nacional de Información de Desarrollo, Inide, señalan que a fines de 2006 había 439,000 trabajadores inscritos al INSS.

En diciembre último la cifra de afiliados al INSS ascendió a 643,500 asegurados, equivalentes al 21% de la Población Económicamente Activa, estimada en 3.2 millones de habitantes.

 

Reforma en espera

La semana pasada el coordinador de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Edwin Castro, dijo que este año está descartada la aprobación de una reforma a la Ley de Seguridad Social, que proponía duplicar el número de cotizaciones y elevar hasta los 65 años la edad de jubilación.
Castro adujo que por el momento la reforma no es necesaria porque el número de trabajadores afiliados al INSS ha crecido y ha dado estabilidad a las finanzas de esa institución.