•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las principales tendencias del mundo gastronómico de hoy son las relacionadas con la alimentación sana a fin de mantener una vida saludable. Precisamente de este concepto surge el interés por consumir productos orgánicos, que a la vez se suma a otro de los temas más actuales, como la protección del medio ambiente.

Pero, ¿qué son los productos orgánicos? Los alimentos orgánicos son los que por definición son cultivados naturalmente, empleando pesticidas, fertilizantes, entre otros, orgánicos o naturales. En otras palabras es el alimento producido de la forma más pura posible.

El consumo de estos alimentos tienen una serie de beneficios para la salud, esta aseveración viene principalmente sustentada por el hecho de que la agricultura orgánica evita el uso rutinario de plaguicidas y herbicidas que son frecuentemente usados en la cultivación convencional de los alimentos.

El problema con consumir productos que han sido tratados por químicos es que estos compuestos pueden permanecer en los alimentos que consumimos, por lo tanto, podemos recibir una acumulación de toxinas y venenos que poco a poco son capaces de producir alteraciones funcionales.

Seguro, tendrán la duda de cómo cultivarán nuestros alimentos sin la posibilidad de utilizar los comunes productos químicos. Entonces debemos saber que la cultura orgánica implementa el uso de fertilizantes, pesticidas, fungicidas y herbicidas naturales, que son igual o más efectivos que los sintéticos y que a su vez no dañan las características de la tierra como las sustancias sintéticas lo hacen.

Además, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la cultivación orgánica genera sostenibilidad a largo plazo porque toma en cuenta los efectos a mediano y a largo plazo de las intervenciones agrícolas en el agroecosistema.

Se propone producir alimentos a la vez que se establece un equilibrio ecológico para proteger la fertilidad del suelo o evitar problemas de plagas. La agricultura orgánica asume un planteamiento activo en vez de afrontar los problemas conforme se presenten.

En síntesis, el consumo de los productos orgánicos puede significar un cambio positivo en nuestro medio ambiente, pero también en nuestra salud porque estaremos consumiendo frutas y verduras con un contenido alrededor del 40% más de antioxidantes, mayores cantidades de vitaminas y minerales. La leche orgánica tiene hasta un 90% más de antioxidantes, además, podremos presentar una mejora en nuestro sistema inmunológico, mejores patrones del sueño, menor peso y mayores contenidos de vitamina E en la sangre. Y estos solo son algunos de los innumerables beneficios. Anímenos a ser parte del cambio.