•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Si hay algo de lo que Perú puede hablar es sobre papas, quinua, café y cacao, que puntean entre los principales rubros de producción y exportación en ese país. En Managua se celebrará en los próximos días una feria para abordar la situación del café y el cacao.

El embajador de Lima en Managua, Rudecindo Vega Carreazo, explicó que la “Feria Internacional de café y cacao Nicaragua–Perú” será entre el 24 y el 27 de mayo y participarán técnicos, productores y comercializadores de ambos países.

¿Cuál es el objetivo de esta feria de café y cacao que impulsan Nicaragua y Perú?

Deseamos fundamentalmente intercambiar experiencias con Nicaragua. Vamos a tener exhibición y degustación de los productos. Nicaragua y Perú son países cafetaleros. Nicaragua tiene una riquísima experiencia en cafés especiales y el Perú es el primer productor de café orgánico. Entonces, la idea es enriquecernos con el conocimiento y las prácticas de nuestros productores, especialistas y funcionarios.

¿Cuál será el programa a seguir en esta feria internacional de café y cacao?

Todo el día viernes 24 vamos a tener conferencias en los auditorios del Magfor (Ministerio Agropecuario y Forestal) y en el Ministerio de Economía Familiar (Comunitaria, Cooperativa y Asociativa), el 25 los especialistas se trasladarán a realizar visitas de campo a Nueva Segovia, el 26 los especialistas se mueven en visitas de campo a Jinotega y el 27 se trasladarán a trabajar en Matagalpa.

¿Quiénes asisten a la feria?

Principalmente productores, técnicos y funcionarios serán los que estarán presentes en las conferencias. Sin embargo, en las visitas de campo el intercambio será de productor a productor.

En el caso del café, ¿cuáles son los aportes que pueden ofrecer en el tema del combate a la roya?

En el Perú hay un plan de emergencia de lucha contra la roya que lo vamos a compartir. Viene a la feria (a Nicaragua) un especialista en el tema, específicamente el que ha estado coordinando la elaboración del plan en el Perú. Podría decirte dos características principales de la experiencia peruana: una sería el haber concertado acciones en la mesa del café y cacao, en la cual participan productores, empresarios y el Gobierno. Y de esa concertación de acciones es donde se elabora el plan nacional de emergencia. Entonces, lo que ahora vamos a poder compartir (con Nicaragua) son las medidas que se han venido tomando (en el Perú): subsidio, apoyo en fertilizantes, asistencia técnica, cambios en maneras productivas, es decir, el abanico de intervención es amplio y multisectorial.

Según la experiencia de su país, ¿cuál es el modelo de café sostenible?

Lo más importante es que los recursos lleguen al productor. Que sin importar si es un productor pequeño, mediano o grande, se beneficie del comercio internacional porque eso le permite garantizar la sostenibilidad de la producción, pero también poder combatir los problemas que tienen.

Perú produce el 60% de las variedades de cacao que hay en el mundo y son el segundo productor, ¿cuáles son las condiciones que favorecen ese tipo de producción?

Nosotros en el Perú hoy debemos de estar transitando un boom en la producción de cacao. En los últimos 20 años la producción del Perú ha aumentado no solamente cuantitativamente, sino que lo más importante es que la producción ha mejorado cualitativamente. Hoy el Perú no solamente produce y exporta el grano de caco. Hemos podido darle el valor agregado, lo hemos convertido en pasta de cacao, lo hemos transformado en chocolate artesanal, inclusive tenemos chocolatería fina.

¿Qué puede aprender Nicaragua de Perú en cuanto a la producción de cacao?

Te puedo dar un solo dato. Nicaragua debe estar rondando en este momento las 5,000 toneladas de producción de cacao al año. El departamento de San Martín, en el Perú, un solo departamento, está produciendo 25,000 toneladas al año. Yo creo que los peruanos estamos en la condición de transmitir las buenas prácticas productivas, tanto para mejorar la cantidad (en la producción) así como para darle valor agregado al producto. Más aún que el Gobierno de Nicaragua tiene la voluntad de promover como política de Estado la producción de cacao aquí en Nicaragua.

Nicaragua no procesa su cacao, sino que lo vende como materia prima, ¿cuál es la experiencia de Perú?

Hace 20 años nuestra producción era menor y artesanal, hoy producimos volúmenes mayores, con valor agregado y con una mayor calidad del producto, ¿qué es lo que esto trae como beneficios? El Estado recibe mejores ingresos por exportación y por pagos de impuestos. Los productores también reciben mejores ingresos, tanto los que le dan el valor agregado como a los productores del cacao mismo y diversifican sus cultivos.

 

¿A cuánto asciende la producción de cacao de Perú?

Son ocho los departamentos de producción cacaotera en el Perú que suman una producción total de 120,000 toneladas anuales. Es una producción sustantiva, fuerte, grande, que nos ha llevado a ser el segundo país productor de cacao en el mundo.

 

¿Cómo se puede potenciar el rubro del cacao?

En todo esto tiene que ver la suma de esfuerzos. Y lo que hace el Gobierno es señalar una política de Estado sobre la cual va a transitar, sea el sector privado, sea las organizaciones sociales y en ese esfuerzo es que una experiencia como la peruana termina siendo interesante para ser compartida.

 

¿Quién es?

Rudecindo Vega Carreazo tiene un título de abogado de la Pontificia Universidad Católica del Perú, una especialidad en gestión pública y una Maestría en Derecho Civil. Desempeñó el cargo de Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento en el Gobierno de Alejandro Toledo y luego fue Ministro del Trabajo, en la actual administración de Ollanta Umala.
Ha tenido cuatro cargos de rango viceministerial. En el año 2000 impulsó el proceso de descentralización que existe en el Perú, en el 2004 estuvo a cargo de la Comisión interministerial de asuntos sociales, lo que le permitió trabajar en la reforma de todos los programas de lucha contra la pobreza del Perú.
Estuvo en Nicaragua en 1996 y en el 2000 como observador electoral. Y en el 2012 llegó como embajador.