Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

Aunque el Banco Central de Nicaragua, BCN, registra un incremento del 18 por ciento en el flujo de remesas hacia nuestro país en el primer semestre del año, el sector financiero comenzó a notar lo que podría ser parte del impacto de la crisis estadounidense en los promedios de envíos que hacen los nicaragüenses que residen en el exterior.

Alejandro Padilla, Gerente General del Banco del Éxito, Banex, la nueva institución en la que se convirtió la financiera Findesa, confirmó que aunque están incrementando el número de operaciones de envíos de remesas a Nicaragua, registran una reducción en los montos promedios que entran al país.

El funcionario de dicha institución financiera consideró un hecho los pronósticos que se han publicado sobre la reducción en las remesas por la crisis estadounidense, que aumentará el nivel de desempleo en ese país y por ende, una buena parte de los compatriotas que laboran en esa nación no podrán continuar enviando la misma cantidad de recursos.

De acuerdo al Fondo Multilateral de Inversiones (Fomín, del Banco Interamericano de Desarrollo), por primera vez en esta década las remesas a América Latina y el Caribe caerán en valor debido a una combinación de efectos como la de-saceleración económica en los Estados Unidos y España, la inflación y la debilidad del dólar.

Según un análisis de recientes datos sobre remesas, realizado por el Fomín, los emigrados latinoamericanos y caribeños enviarán unos 67 mil 500 millones de dólares a sus países de origen este año, contra unos 66 mil 500 millones de dólares en 2007, cifras que ajustadas por la inflación valdrán este año alrededor de 1.7 por ciento menos que el monto del año pasado.

Padilla dijo que Findesa lleva un año brindando el servicio de entrega de remesas en Nicaragua, y cada mes se incrementa el número de operaciones, pero que los montos promedios están bajando. La institución mueve cerca de 50 millones de córdobas mensuales en concepto de remesas familiares.

“En los Estados Unidos trabajan la mayor cantidad de nicaragüenses que viven en el exterior, y en la crisis está perdiendo trabajos; y eso tarde o temprano va a afectar, por lo cual tenemos que ser más innovadores, ser más agresivos, dar más servicios, para lograr canalizar la mayor cantidad de recursos, porque sabemos que el volumen va a ir bajando, hasta cuándo… es lo que no sabemos”, expresó.


Crisis puede
durar 18 meses
Señaló que algunos dicen que la crisis puede durar alrededor de 18 meses, y ya tiene un año de estar impactando la economía internacional. Por tanto, se especula que hasta septiembre del año entrante podrían estarse sintiendo sus efectos y se debe trabajar en contrarrestarlos.

Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, dijo en una de las últimas comparecencias televisivas, que se tiene previsto que la crisis estadounidense afecte el flujo de remesas a los países latinoamericanos, incluyendo Nicaragua, aunque la institución aún registra un crecimiento del 18 por ciento.

En el año 2007 Nicaragua recibió 739 millones de dólares en remesas según el BCN, pero organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, reportan un flujo hacia el país de más de 900 millones de dólares.

Marcelo M. Giugale, Director de Programas de Reducción de la Pobreza y Administración Económica para América Latina en el Banco Mundial, dijo recientemente que la región sentirá el impacto de la crisis estadounidense en los campos de las finanzas, la economía real y remesas, así como la política pública.

México es el país latinoamericano que más remesas recibe desde Estados Unidos y el que se espera que resulte más afectado por la crisis. El secretario mexicano de Hacienda, Agustín Carstens, dijo hace pocos días en Washington que su país sufriría el impacto de una disminución de 2 mil 500 millones de dólares en el ingreso de remesas, recursos que en los últimos años contribuyeron a elevar el consumo interno y reducir la pobreza.