•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua está entre los cuatro países con los mejores vientos en el mundo para generar energía eólica, dice Jay Gallegos, gerente general de Globeleq Mesoamerica Energy, la empresa que la semana pasada inauguró un parque eólico en Rivas, que aportará 44 megavatios al sistema nacional.

Globeleq Mesoamerica Energy es una compañía dedicada a la construcción y operación de proyectos de energía renovable en Centroamérica y en las regiones vecinas. En la actualidad tiene inversiones en Costa Rica, Honduras y Nicaragua, por un monto superior a los US$500 millones, según Gallegos.

¿A cuánto asciende la inversión en Centroamérica?

Este proyecto (en Rivas) que es de 44 megas, la inversión es de US$110 millones. El proyecto en Honduras, que es de 102 megas, la inversión era de US$240 millones, luego tenemos más proyectos en desarrollo y tenemos ahorita cinco adjudicaciones que están por construirse.

Creo que en la región, al final del día, habremos puesto a trabajar unos US$500 millones.

¿Qué potencial han identificado en Nicaragua?

El recurso (viento) es increíble aquí, Nicaragua tiene que estar en los primeros tres o cuatro sitios en el mundo en cuanto a viento. No solo que hay viento, pero sopla cuando tiene que soplar que es en verano, porque cuando estamos en invierno, por lo menos, se puede generar con agua, pero en verano no hay agua, entonces entra la energía eólica.

¿Cuántos empleos han generado con esta inversión?

Las plantas eólicas, ya en la operación, emplean un componente de unas 30 personas, hay empleos indirectos, (cuando) hay que fabricar el equipo y durante (la) construcción pueden ser miles.

El aporte principal del proyecto eólico es (el) no (uso de) combustible, nunca en la vida habrá que meterle combustible, el viento de hoy es el mismo que va a estar en 100 años.

En estos proyectos esta es la gran ventaja, no hay que comprar petróleo a otro país, (ese es) dinero que sale y que al final se quema, porque se quema el petróleo y ya no hay, esto es renovable y siempre va a haber viento, entonces un país, si tiene viento, lo debe aprovechar.

¿Estos proyectos tienen una vida útil?

Sí, el equipo dura mínimo 20 años y si se mantiene muy bien, por lo menos, 25 años es la vida útil de un equipo. Luego lo que uno hace es sustituir el equipo y el proyecto se espera que siga generando sin parar.

¿La inversión es recuperable en cuánto tiempo?

No sé exactamente, depende de cuánto sopla el viento, cómo nos fue con la parte mecánica de la turbina y otros, pero normalmente el préstamo es por 15 años para un proyecto de 20 (años).

¿Nicaragua tiene potencial para vender energía a partir del uso de estos recursos?

Absolutamente, hay países como Alemania que ponen un montón de energía eólica, pero casi no tienen viento, entonces la optimización del equipo es casi 20%, aquí es cerca del 50% del tiempo que hay viento para generar 100%.

Hay que poner estos equipos aquí (en países), donde hay viento, entonces mi visión para Nicaragua es que pongan (usen) todo lo que ellos ocupen, pero luego que sigan para exportación.

Yo tengo que pensar que a nivel regional, aparte de Costa Rica, que tiene tanto hidro, tienen que andar como 70% u 80% en verano de las generaciones con petróleo o derivados y eso es malo porque contamina, el dinero se va, no vuelve y el costo de oportunidades es muy largo.

Esto (el proyecto) es simbólicamente importante, los niños van a crecer viendo esto (las turbinas) y dará otra perspectiva, porque mucha gente no ve de dónde viene la luz.

Yo me metí a este negocio por ver una de ella, cuando conducía a mi trabajo y veía una de esas máquinas y me intrigó tanto que cambié de carrera.

¿Qué otras inversiones planean a corto, mediano o largo plazo en el país?

Detrás de Ciudad Sandino hay unas lomas y allí mismo empezamos a desarrollar un parque eólico hace como ocho o nueve años, ya hemos medido el viento, hemos hecho los estudios de interconexión y estamos buscando la oportunidad de construirlo.

Lo que me encanta de ese proyecto es que sería visible desde toda Managua y a mí me gusta que estos proyectos se vean, porque representa un cambio de paradigmas, (es decir) un cambio de cómo uno ve la naturaleza y cómo la puede aprovechar.

Eso (la planta) interconectaría a una subestación que se llama Los Brasiles. Este proyecto (el de Rivas) cuando lo diseñamos lo hicimos para 60 megavatios, la subestación, los cables, todo está diseñado para 60 megavatios, pero tenemos 44 megavatios y entonces quisiéramos más adelante poder agregar ocho máquinas más para llegar al tope de su diseño.

 

¿En cuánto tiempo creen poder agregar esas ocho turbinas?

Yo empezaría ya, pero claro hay que ir a negociar quién te compre (la energía), habría que hablar con los ministerios. Esta la construimos en siete meses, pero no hubo tiempo de ver más nada.

Pero ahora que ya está construida, nuestra gente va a acercarse al Gobierno, para saber si conviene, si se puede agregar más.

Desde que empiezan los estudios de factibilidad, la construcción y otras tareas, ¿cuánto tiempo lleva finalizar un proyecto de este tipo?

Este proyecto llevará sus seis años. En el tema de medio ambiente hemos trabajado mucho con Marena (Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales) para identificar especies, por ejemplo, aquí cerca del lago (Cocibolca) hay tortugas, aves y monos que cruzan los ríos que hay aquí, todo eso se ha protegido.

Aquí no hay cables porque los metemos bajo tierra, pero donde cruzamos el río hay que ir (los cables) por arriba y creo que pagamos US$100,000 adicionales para ponerle aislamiento encima para que no se electrocuten (los monos) porque ellos se agarran del cable para cruzar el río.

Estudiamos las fuentes de agua, arqueología, afectaciones del río, indicación de polvo, emisiones de sonido, erosión, aves, todo tipo de afectación, porque nosotros no solo construimos, según el estándar de Nicaragua, que es bastante bueno, pero rellenamos con el estándar del Banco Mundial y hay otros principios que no se exigen, pero se llaman Principios de Ecuador, entonces nuestro diseño se hace con esos estándares.

 

¿Qué beneficios directos deja en las comunidades donde se instalan los proyectos?

La gran mayoría de empleados que yo contrato, que somos como 170, los contrato por su capacidad técnica y de hacer su trabajo, normalmente suelo buscar a alguien que haya trabajado en algo para la comunidad, que haya hecho voluntarismo, cuerpo de la paz, que haya trabajado en algo especial.

En nuestro ADN, como empresa, manejamos muchísimos temas. Nicaragua era un país donde no conocíamos suficiente las necesidades de la gente, pero contratamos una empresa que se llama Blue Energy y conozco a la fundadora que llegó a Nicaragua, no sé hace cuántos años, a documentar por primera vez los idiomas indígenas en Bluefields y vivió entre esa población.

Los hijos de ella llevan muchas iniciativas sociales y como yo no sabía lo suficiente les pedí ayuda. Ellos acaban de completar un estudio de más o menos un año donde se hacen encuestas casa a casa y están a punto de presentarnos el informe que tiene (sugerencias de) inversiones que podrían ser de corto plazo, lo que podrían ser donaciones (como) un techo, una escuela, una computadora, una fotocopiadora.

 

¿Quién es?

Jay Gallegos es gerente general de Globeleq Mesoamérica Energy y es responsable de ejecutar el desarrollo, construcción y operación de proyectos de energía renovable en Centroamérica y las regiones adyacentes.

Gallegos, un ingeniero mecánico de profesión y originario de San Francisco California, tiene más de 20 años de experiencia en operaciones eólicas. Ha trabajado en 35 países, que incluyen España, Holanda, India, Norteamérica y Centroamérica.

Cuando entró al negocio, su función consistía en reparar los generadores, pero al especializarse obtuvo un mayor cargo.