•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Exministros y gobernadores de Bancos Centrales latinoamericanos pidieron este martes en una declaración conjunta, flexibilidad a las autoridades monetarias en toda la región, para anticipar el impacto de un alza inesperada de las tasas de interés internacionales.

El Comité Latinoamericano de Asuntos Financieros, Claaf, reúne a ex altos cargos de toda la región, que en su última reunión en Washington debatieron sobre la posibilidad de un alza de las tasas en particular en Estados Unidos, cuya economía se está fortaleciendo.

“La crisis financiera internacional ha puesto en el tintero el marco de política convencional de los principales Bancos Centrales y proporciona una rica experiencia para repensar la banca central en América Latina”, explicó el Claaf en su comunicado.

“Hay espacio para modificar el marco legal” de esos Bancos Centrales, estimó en rueda de prensa la presidenta del Comité, Liliana Rojas-Suárez, execonomista jefe para América Latina del Deutsche Bank.

Al igual que la Reserva Federal estadounidense o el Banco Central Europeo, que han recurrido a la compra masiva de bonos gubernamentales, al intercambio de liquidez o a la emisión de billetes, las autoridades en América Latina no deben dudar en cambiar su modo de pensar.

“La tasa de interés de política no debe ser vista como único instrumento de política monetaria. La conducción de la política monetaria también debe basarse en una mayor variedad de instrumentos de política, tales como requisitos de liquidez o encajes, provisiones y requerimientos de capital contracíclicos”, aconsejó este grupo de 15 expertos.

Brasil o Perú ya utilizan estos instrumentos, recordó el grupo de reflexión.

 

Caso Brasil

Las intervenciones en el mercado de divisas local, como ya viene haciendo desde hace años Brasil, “pueden ser deseables incluso cuando los Bancos Centrales operan bajo un régimen de tipo de cambio flexible”, explicaron en su comunicado.

América Latina sufrió en el pasado crisis cuando las tasas de interés subieron inopinadamente en Estados Unidos, como en el caso de la crisis de 1981, recordó Guillermo Calvo, exjefe economista del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Esta es la clase de panorama al que nos estamos enfrentado”, alertó.

“Es durante los períodos de bonanza que cometes errores”, añadió.