•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La empresa de informática estadounidense Apple, se encontraba en el banquillo ante el Congreso este martes, acusada de aprovecharse de fallas de los sistemas fiscales en el mundo para evitar el pago de miles de millones de dólares de impuestos.

Para el presidente de la subcomisión investigadora permanente del Senado, el demócrata Carl Levin, la multinacional “buscó el Santo Grial de la evasión fiscal”.

Pero el grupo informático respondió asegurando que es el principal contribuyente fiscal de Estados Unidos, con el pago de US$6,000 millones en impuestos en el 2012.

Apple negó, además, en un comunicado, haber recurrido a “artilugios fiscales” y aseguró que “no apila dinero en una isla del Caribe y no tiene una cuenta bancaria en las islas Caimán”.

Las filiales internacionales de Apple tienen “operaciones reales con productos reales” y pagan los impuestos correspondientes en los países en los que trabaja el grupo, dijo Cook.

Consultado sobre la investigación del subcomité que muestra que Apple envió ganancias a subsidiarias en el exterior sin jurisdicción fiscal declarada, Cook dijo que el tema es “complejo” y frecuentemente “malinterpretado”.

“La forma cómo veo esto es que Apple paga 30.5% de sus ganancia en impuestos en Estados Unidos”, dijo. “Tenemos una baja tasa de imposición fuera de Estados Unidos, pero esta tasa es para productos que vendemos fuera de Estados Unidos”, argumentó.

 

¿Artilugios?

Richard Harvey, profesor de la Universidad de Villanova, estimó que Apple “actuó en los límites de la legislación internacional” y añadió que “casi se cayó de la silla” cuando escuchó que el grupo afirmaba “no utilizar artilugios”.
El holding que controla las filiales del grupo en el extranjero, Apple Operations International, no tiene ningún empleado, pero sus beneficios totalizan US$30,000 millones en los cinco últimos años.