•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este año el sector construcción arrancó “relativamente bien”, pero Benjamín Lanzas Somarriba, presidente de esa Cámara, advirtió que las edificaciones habitacionales y comerciales han estado un poco “deprimidas” debido a la tendencia alcista que han registrado los materiales de construcción y por la caída en el precio de los principales productos de exportación.

Para Lanzas, los pronósticos apuntan a que en este año se registrará un ligero decrecimiento en el sector construcción, en parte porque las empresas enfrentan problemas de participación en las licitaciones de los proyectos y por la informalidad laboral.

¿Cómo ha sido 2013 para el sector de la construcción?

2013 ha arrancado relativamente bien. Hemos tenido un verano bastante bueno en el sector de infraestructura. El MTI ha iniciado varios proyectos de carretera, lo cual es bastante bueno para el sector y el Fomav (Fondo de Mantenimiento Vial) sacó la licitación número uno con la mayoría de los lotes. Se está invirtiendo bastante en todo lo que es el mantenimiento de la red vial, definitivamente hay varias carreteras que se iniciaron y que siguen actualizándose en este año.

En lo que es la parte de edificios, hemos visto un poco decaído el sector habitacional y comercial por diferentes razones, como la baja de los productos estrellas de exportación, lo cual de alguna manera ha parado las inversiones, pero definitivamente sí hemos arrancado bien.

¿Eso podría afectar las proyecciones de crecimiento para este año?

Según cifras del Banco Central, en el 2012 crecimos el 32% en el sector de la construcción, relativo con un crecimiento del 20% del año anterior (2011), entonces fue un buen año. Este año pensamos que se va a crecer un poquito menos, no van haber elecciones, las inversiones se han bajado un poquito, la roya afectó muchos los cafetales, pero sí consideramos que va a ser relativamente un buen año. El crecimiento de este año va a tender a bajar un poquito.

¿Cómo andan los precios de los materiales de construcción?

El alza a la energía trae incremento en diferentes productos y esto afecta a la gran cadena de los materiales, no han subido radicalmente, pero sí creemos que la tendencia va al alza. El año pasado el precio de los materiales creció 5.2%, 2.5 puntos porcentuales menos que en 2011.

¿Cómo avanzan los grandes proyectos emblemáticos para el sector de la construcción, como Tumarín y la refinería (el Supremo Sueño de Bolívar)?

Me encantaría decirte que bien, pero desafortunadamente en Tumarín (generadora hidroeléctrica) el Gobierno se comprometió a hacer la carretera de 52 kilómetros que tiene el acceso a Tumarín, los cuales el Gobierno inició, pero desafortunadamente los pobladores decidieron secuestrar la maquinaria de la empresa que estaba haciendo esos trabajos porque querían que se les pagara más por sus tierras. Afortunadamente lograron un acuerdo y reiniciaron los trabajos de la construcción de la carretera de acceso, el problema es que se perdieron tres meses muy valiosos de verano, esperemos que la compañía que tiene adjudicado este proyecto termine a tiempo y que la presa de Tumarín inicie en noviembre de este año.

En cuanto a la refinería, se le dio una contratación a una empresa china que tuvo un proceso de valorización de oferta con la empresa nicaragüense y una de las empresas nicaragüenses, miembro de la Cámara de la Construcción, ganó esa licitación. La refinería igualmente que Tumarín ya está arrancando, aunque ellos sí están arrancando bien, están empezando a hacer todos los trabajos y va bastante bien.

Otro proyecto grande que se está viendo en Managua es el hospital Militar, que lleva un avance bastante sustantivo. Básicamente tienen (construido) cuatro de cinco pisos los dos edificios que se están haciendo, ya tiene 35,000 metros cuadrados construidos de los 47,000 que se van a construir y va muy bien.

El sector de la construcción se ha quejado por ciertos problemas en los procesos de licitación de grandes proyectos, ¿qué avances han tenido en ese sentido?

Desafortunadamente no mucho. Seguimos tratando de convencer al Gobierno de Nicaragua de que se licite todo, afortunadamente muchas instituciones ya están apegándose a la ley de contrataciones y están licitando la mayoría de proyectos, pero hay algunos que todavía tratan de evadir la ley, sobre todo las alcaldías, en las cuales dan muchos proyectos de dedo y violan la ley.

Otro problemita es que las entidades que donan dinero a Nicaragua ponen ciertas restricciones que restringen a los nicaragüenses a participar en las licitaciones, lo cual ha sido otra lucha de la Cámara de la Construcción, afortunadamente la hemos venido ganando. Ya en instituciones como el MTI prácticamente tenemos acceso a la licitación en un 100%, pero hay instituciones como Enacal que nos han costado más y no nos han permitido licitar de una manera más abierta, porque las entidades que le dan el dinero le ponen muchas trabas a Enacal por lo que no nos permiten licitar.

¿Cuántos empleos está generando el sector de la construcción?

Ese es uno de los problemas más grandes que tenemos. Según cifras del Banco Central, tenemos 165,000 personas trabajando en el sector de la construcción, desafortunadamente de esos 165,000, solo 20,000 están trabajando en el sector formal, cuando me refiero a eso son los que están asegurados en el INSS, eso es un 12%, lo que significa que casi el 90% de la gente que trabaja en este sector no goza del salario mínimo, de que se le pague de acuerdo al convenio colectivo que tenemos con el sindicato, no gozan con la ley de higiene y seguridad, entonces es un cáncer que tenemos que ver cómo erradicar. Queremos que todas estas compañías que no le dan a los trabajadores los beneficios que la ley les otorga, que se formalicen para que los otorguen.

Como parte de esa informalidad, se ha cuestionado mucho el uso de materiales de mala calidad en las construcciones…

Así es, otro problema que se suma. Hemos notado un incremento muy grande del uso de materiales que no cumplen con las especificaciones normadas en Nicaragua, ya que estas empresas informales se preocupan solo por el dinero que les queda al final de la construcción y no por el producto que entregan.

¿Quién es?

Benjamín Lanzas es un empresario de padres nicaragüenses, pero nacido en México. Sus estudios universitarios los realizó en la Universidad de Miami, en la que se graduó como ingeniero civil.


A mediados de los noventa ingresó a laborar en la empresa familiar, Llansa Ingenieros, en la que se desempeñó en diferentes cargos, hasta que en 2005 relevó a su padre, Benjamín Lanzas Selva, en la administración de la compañía.


En 2012 fue electo como presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción y este año fue reelecto en el cargo.