•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El cubano José Orlando Padrón, originario de Pinar del Río, se instaló en Estelí en 1967. El viaje comenzó en Miami, Estados Unidos, y terminó en Estelí, Nicaragua, Padrón buscaba materia prima para elaborar puros de exportación, bajo la marca que él había creado y que ahora goza de gran prestigio: Padrón Cigars.

46 años después, Padrón dice que el puro de Nicaragua es de los mejores en el mundo, pero tiene dos amenazas: el mosquito del tabaco y una serie de regulaciones que se quieren aprobar en Estados Unidos a ese producto.

 

¿Que lo motivó a venir a Nicaragua en 1967?

En aquella época estábamos en Miami haciendo algunos tabaquitos y no había materia prima disponible, le habían impuesto un embargo a Cuba y no había con qué hacer un tabaco (Puro). Entonces descubrí el tabaco producido en Nicaragua, porque me llevaron unas muestras. Y con esas muestras pude ver que era buen tabaco el que se producía aquí.

 

¿Cuándo empezó a producir tabaco en Nicaragua?

Empezamos en 1970 a hacer tabacos aquí (en Nicaragua), vino la guerra (contra Somoza) y yo fui uno de los que me quedé aquí y comencé a hacer tabaco durante la guerra. Las personas que trabajaban para mí eran una gente muy buena.

¿A su llegada a Estelí ya existían otras fábricas de puros de exportación?

Solamente había una planta que era de Somoza, la Nicaragua Cigars, ellos empezaron unos meses antes que yo iniciara. Ellos empezaron (a producir puros) en el año 69 y yo comencé en el año 70.

 

¿Al llegar a Estelí usted comienza a consolidarse en el mercado de la producción de puros de exportación?

Sí, aquí comencé con mi marca, que es prácticamente puntera en casi todo el mundo, la marca Padrón.

 

¿En qué año se desarrolla la producción de tabaco en Estelí?

Aquí se empezó a desarrollar en el año 69, en los 70 cuando llegaron las grandes compañías americanas para producir capas (envoltura exterior del puro), después se fueron y se quedó esto sin producción de capas. Todos se fueron. Y yo me quedé. Creo que en aquel momento solo estaba una fábrica y la mía produciendo, eso fue cuando la guerra (contra Somoza). Después se fueron ellos, los dueños de esa fábrica y tiempo después me fui yo también. Pero te quiero aclarar que mi fábrica no se detuvo hasta que no vino el bloqueo. El bloqueo fue en el año 85, hasta los años 90.

Yo me retiro de Nicaragua en 1987, cuando los Estados Unidos me dan la ciudadanía norteamericana. Después el Departamento del Tesoro (de los Estados Unidos) me dio un permiso para yo poder trabajar en ese país. Después regresé en el año 91, pero tuve que empezar de cero. Inclusive tuvimos que reactivar muchas fincas.

 

Según su larga trayectoria como productor de tabaco en Estelí, ¿cuáles cree usted han sido los mejores años de producción de tabaco en esta ciudad?

Bueno, ahora hay bastante, demasiado. Creo que (ahora) hay bastante producción. En el año 77 Nicaragua estaba produciendo 10 millones (de puros), Honduras 9 millones y Santo Domingo 5 millones (de puros). Después vino la guerra y se cayó la producción porque no se podía enviar tabaco a los Estados Unidos. Y después vino el bloqueo y la producción fue mucho menos. Ahora hay una gran producción aquí. Se está produciendo demasiado tabaco.

 

¿En producción de puros cree que le estemos pisando los talones a República Dominicana?

Bueno, yo creo que estamos arriba, pero si no, estamos casi por hacerlo. El problema de Nicaragua hoy es la mosca, eso es lo que está afectando. Hay una mosquita que está acabando con la siembra. El año pasado fue duro (el ataque de la mosca) y este año lo sigue siendo. Y eso podría afectar la calidad del tabaco también.

 

Hablando de calidad, ¿cree que Nicaragua mantiene la calidad de su tabaco?

Aquí en calidad hay tres zonas que son muy buenas: Jalapa, Condega y Estelí. Y la calidad es lo más importante. Y no solo eso, hay que saber hacer un tabaco, saberlo ligar (combinar hojas). Pero aquí hay muchos buenos fabricantes.

 

¿Será que la calidad del tabaco que se produce en Nicaragua tenga alguna influencia del tabaco producido en Cuba?

Déjame explicarte algo. Yo creo que Nicaragua hoy tiene tanto buen técnico de tabaco como los que podría haber tenido Cuba en su tiempo. Aquí hay muy buenos técnicos, crecidos aquí, criados aquí.

 

¿Cuál cree usted que sea el gran reto en este momento para la agroindustria del tabaco en Nicaragua?

Nicaragua tiene retos al igual que tienen todos los países tabacaleros. En este momento estamos con una gran amenaza. La amenaza es el FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos), porque quiere establecer regulaciones a la producción de tabaco, aplicando los mismos controles que se aplican a la medicina en ese país.

La FDA en los Estados Unidos está proponiendo controlar todos los insecticidas, fungicidas, que se le aplican al tabaco y eso es una amenaza. Y la otra amenaza es la mosquita del tabaco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus