•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las empresas que invierten en una auditoría energética para mejorar sus procesos productivos podrán recuperar su inversión en dos años y ahorrarán entre el 20% y 25% de su factura, explicó Juan Eliezer Blandón, especialista en Eficiencia Energética del Ministerio de Energía y Minas.

Las auditorías energéticas someten a las empresas a una inspección, estudio y análisis de los flujos de energía que consumen, para ayudar a detectar errores que impiden la eficiencia, dijo Blandón, quien participó en un congreso de ingeniería organizado por la Universidad Americana, UAM.

¿En qué consiste una auditoría energética?

Es la búsqueda de oportunidades de ahorro para mejorar los procesos productivos en la empresa, comercio y servicios. Se identifican oportunidades de ahorro, se miden, se cuantifican y se buscan soluciones.

Se le da al empresario las herramientas para que puedan implementar las medidas de ahorro energético. Hoy en día tenemos que producir más con menos energía, ese es el principio de una auditoría energética.

Si el kilovatio hora lo transformamos en costo monetario, nos da una rentabilidad de forma tal que somos productivos cuando consumimos menos energía, es decir, producimos más.

¿Cuál es el momento oportuno para hacer una auditoría?

Las auditorías energéticas deben ser continuas. A medida que una empresa hace cambios relevantes en su línea de producción, incremento o no de la producción.

Cambio de una línea, de motores, es como cuando cambiás el vehículo, pero antes te preguntás si realmente necesitás uno de doble tracción, por ejemplo. Las necesidades están de acuerdo a lo que yo necesito.

El problema que existe en nuestros países es que no hay asesorías técnicas que te digan qué es lo más adecuado para tu uso, si vos necesitás un aire acondicionado de 12,000 (BTU), te venden uno de 18,000 BTU, pero este consume más, ¿realmente lo que necesitás es lo justo? Y ese es un problema de asesorías técnicas.

¿Qué factores se identifican al iniciar una auditoría energética?

El planteamiento de la línea base es fundamental, es decir, cuánto es mi indicador en este momento, que no he hecho nada. Si en este momento que no he hecho nada estoy gastando un galón de combustible cada 15 kilovatios hora, ese es mi indicador, a cuánto quiero llegar.

Si con un galón (de combustible), por ejemplo, quiero producir, 20 kilovatios hora, cómo lo puedo hacer, incorporando y mejorando procesos, la productividad, cambiando la cultura del operador, del trabajador, de la gente del hogar y de todos, porque es una responsabilidad de todos.

¿Cuántos niveles de auditorías existen?

Existen niveles de auditorías de acuerdo a los alcances, porque la auditoría que se realiza en la Pyme es diferente a la que se realiza en una empresa industrial, un poco más grande. En una Pyme encontrás pocas líneas de motores o un cuarto frío y unos dos o tres refrigeradores comerciales.

En una empresa industrial ya encontrás una línea de cuartos fríos grandes de los que utilizan mucha energía y calderas. En función de eso son los niveles de auditoría.

Puede ser un nivel básico, que te tardás un día, porque el recorrido es corto y encontrás pocos equipos; una semana, porque hay más equipos y hay que hacer mediciones; un mes, dos meses, seis meses o un año, cuando una empresa es bastante grande, como Enacal, donde son muchas bombas en el país y tenés que ir a cada una de ellas, de las estaciones de bombeo y tenés que hacer mediciones.

¿Cómo se supervisan los niveles de consumo de energía?

Se establecen indicadores de producción que van en función de un objetivo. En Nicaragua están marcados muy estrechamente por la estacionalidad de invierno y de verano, la producción de leche no es la misma en verano que en invierno.

Los niveles de agua suben en invierno y en verano cuesta más bombear agua, porque los niveles están bajos, entonces, se hacen indicadores estacionales como metro cúbico por kilovatio hora bombeados en verano, kilogramo o litro de leche o galón de leche por kilovatio hora, ese es mi punto de partida.

La eficiencia energética persigue mantener los estándares de calidad, continuidad y fiabilidad de los servicios, disminuyendo, si es posible, los consumos o manteniendo los niveles de iluminación, calor requerido o de enfriamiento, así sucesivamente.

¿La empresa necesita realizar alguna inversión en este proceso?

Las empresas siempre tienen que estar claros que la eficiencia energética es parte de un proceso normal de mantenimiento preventivo y correctivo, la cultura no la tiene la empresa, no lo tenemos nosotros, la cultura no la tienen no solo en Nicaragua, sino en Latinoamérica.

No tenemos la costumbre de hacer un mantenimiento preventivo. A la fecha, muy pocas empresas he conocido que van a pagar para parar una línea de proceso e incorporar otros motores para hacer mantenimiento.

Los costos de eficiencia energética van asociados a un mantenimiento preventivo, correctivo y predictivo. Que hay unos costos de inversión que van a superar esos costos por mantenimiento porque son nuevas inversiones, sí, porque son cambios más radicales.

Se hacen análisis de viabilidad de costos-técnicos y económicos para que puedan ejecutarse y está en manos del empresario decidir.

¿Existen estándares nacionales o internacionales?

Se deben cumplir en principio las normativas NTOM (Normativas Técnicas Obligatorias de Eficiencia Energética), que hay para motores, para aires acondicionados e iluminación. Cuando no se tiene esa normativa, que son equipos más especiales, se utilizan normativas internacionales, (como) las ISO5001, que son de gestión de calidad energética.

¿Se puede cuantificar el ahorro?

Todas estas medidas son cuantificables, es parte del proceso. Los porcentajes van en función de la inversión. ¿Querés un buen porcentaje? Debés invertir bastante. Por lo general, se buscan inversiones que no superen los dos años de recuperación de la inversión y con estos dos años, a como andamos en Nicaragua, ese porcentaje de ahorro puede andar entre el 20% y 25% en algunos casos en dos años.

Hablamos de medidas sencillas, cambios de iluminación, instalaciones de sensores, porque la gente se va y no apaga el aire, la computadora.

 

¿Quién es?

Juan Eliezer Blandón egresó de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, en el 2000. Se ha especializado en temas relacionados a procesos industriales, energías renovables y eficiencia energética en países como México, España, Alemania y Japón.

Desde hace cinco años trabaja para el Ministerio de Energía y Minas como especialista en eficiencia energética.