•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, propone reformas en el mercado laboral destinadas a incrementar la productividad y mejoras en infraestructuras para fomentar el crecimiento y mejorar las condiciones económicas y sociales del continente.

José Juan Ruiz, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, presentó ayer en Madrid el informe macroeconómico de América Latina y el Caribe 2013 en el que se exponen las reformas necesarias en la región para evitar las bajas tasas de crecimiento en un entorno mundial de crisis económica.

Según el informe, América Latina y el Caribe crecerán un 3.9% en el período 2012-1017, casi un punto menos que el 4.8% registrado en 2003-2007.

Crecer a este ritmo “no es una crisis”, afirmó Ruiz, pero no es suficiente para mantener las dinámicas de crecimiento anteriores a la crisis de 2008.

El directivo del BID presentó como reformas fundamentales la del mercado de trabajo, para reducir la “informalidad” que existe en el mismo, y reformas para fomentar el ahorro, que permitan financiar las infraestructuras, fundamentales para el desarrollo económico.

Ruiz identificó “informalidad” con baja productividad, ya que las personas que trabajan informalmente lo hacen en pequeñas empresas también “informales”, con más rotación en la fuerza del trabajo, menos inversión en sus trabajadores y con poco acceso a la financiación.

Además, las personas que trabajan en esta situación suelen tener menos formación, lo que afecta directamente al capital humano.

Respecto a las infraestructuras, fundamentales para el desarrollo, América Latina invierte menos que en los 90 y según el informe del BID, el continente tendría que invertir 5 puntos del PIB --el doble que actualmente-- y mantener la inversión durante quince años.

 

Un boom

“Hay que crear en América Latina el ‘boom’ por las reformas”, afirmó Enrique Iglesias, Secretario General Iberoamericano.

 

Ahorrar

Como la inversión privada se ha reducido en las infraestructuras, el Informe del BID propone fomentar el ahorro interno para resolver la financiación.

José Juan Ruiz reconoció que existe un “ahorro informal” al margen de las entidades financieras, que se mantiene en el entorno de las familias, pero es menos eficiente.

Sin embargo, afirmó que estas reformas no pueden hacerse desde fuera, en referencia a organismos internacionales, sino desde cada país, al considerar que es un “problema político” del continente, y debe hacerse en función de las necesidades y de la calidad de las instituciones nacionales.

“La región sabe que tiene unas instituciones y tiene que generar consensos domésticos para hacer las reformas y mantenerlas”, afirmó el economista jefe del BID.