•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua, que tiene más del 70% de su economía en la informalidad, presenta la tasa de “asalarización” más baja de Centroamérica, con 53%, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, OIT.

El organismo explicó que la tasa de “asalarización” es el porcentaje de empleados que logra percibir un ingreso por sus labores, es decir, que en Nicaragua de cada 100 personas ocupadas, solo 53 gozan de un salario fijo.

economia empleos

El informe Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe, divulgado por la OIT la semana pasada, destacó que Costa Rica y Panamá son los países de Centroamérica que presentan las tasas más altas de “asalarización”, con 78% cada uno al 2011.

En el caso de Nicaragua, los datos están disponibles hasta el 2010.

La tasa de “asalarización”, sin embargo, no significa que los empleados asalariados tienen un trabajo decente.

De hecho, Nicaragua sufre un déficit de empleos decentes. En este país de cada 100 puestos de labores, menos de 30 son formales, según cifras oficiales.

Y de ese segmento de empleados en el sector formal, el 80% percibe ingresos que no cubren ni la mitad del costo de la canasta básica de 53 productos, que en la actualidad tiene un valor de C$10,863.

En Nicaragua el salario mínimo más bajo (fijado para el sector agropecuario) es de C$2,566.8, y el más alto (establecido para el sector construcción) es de C$5,799.

Según la OIT, un trabajo se considera decente cuando es productivo, justamente remunerado, realizado en condiciones de libertad, equidad y seguridad, y con respeto a la dignidad humana.

Cifras oficiales indican que hasta diciembre pasado existían en Nicaragua 3.1 millones de personas en edad de trabajar, pero solo 650,000 estaban afiliadas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

En términos de aporte marginal, las actividades de comercio, industria manufacturera, servicios y agropecuario, fueron las actividades que registraron los mayores aportes en afiliación al INSS, y en conjunto contribuyeron con un aumento de 34,036 nuevos afiliados en 2012.

La OIT, no obstante, consideró que no basta la generación de empleo de cualquier tipo, sino que se requieren puestos decentes y de calidad, en los que se respeten los derechos fundamentales de las personas.

“La informalidad es un tema de todos los países y hoy por hoy somos reconocidos por la Cepal como una de las naciones de América con mayor crecimiento de empleo formal, y eso lo estamos haciendo a través de la atracción de inversión extranjera”, manifestó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua, José Adán Aguerri.

En efecto, la OIT señaló que en 2012 el empleo formal creció 8% en Nicaragua, superior al 6% de Chile o al 5% de Costa Rica.

Por su parte, el Director Ejecutivo del Centro de Investigación y Asesoría Socioeconómica, Sergio Santamaría, sostuvo que “el enorme déficit de trabajo digno” en Nicaragua es provocado por la informalidad laboral, la cultura de evasión de impuestos y una baja productividad.

“Si tenemos baja productividad, no podemos subir los salarios, no podemos pasar a un proceso de transformación agroindustrial que haga más competitivas a las empresas”, indicó.

El desempleo urbano

Además de que Nicaragua presenta la menor tasa de “asalarización” en Centroamérica, también es el que sufre del más alto nivel de desempleo urbano.

La OIT precisó que al 2010 el desempleo urbano en Nicaragua era del 9.7%, una cifra inferior al 10.5% de 2009, pero mayor al 8% que registraba en 2008.

En la región, Costa Rica presentó en 2012 el 7.8% de desempleo urbano, mientras que en Panamá fue del 4.8% y en Guatemala el 4%.

Por su parte, Honduras registró el 6.8% de desempleo urbano y El Salvador el 6.6% al 2011, que son los datos más actualizados que obtuvo la OIT para esos países.

El futuro para Nicaragua se pinta difícil. Un estudio de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social desvela que si este país sigue creciendo al ritmo actual (5%) tendrá capacidad para generar entre 65,000 y 70,000 empleos anuales, a pesar de que la demanda real es de 100,000.

Por su parte, el presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Alberto Guevara, ha señalado que el aumento de afiliados al INSS es un buen indicador para el país.

“Las tasas de crecimiento interanuales entre 2010,2011 y 2012 están en promedio del 8%, hoy tenemos más de 600,000 afiliados (al INSS), eso demuestra una importante incorporación de empleos informales a la formalidad”, ha dicho Guevara.

 

Empleos vulnerables

La Organización Internacional del Trabajo, OIT, destacó que Nicaragua es el país de Centroamérica que registra el mayor porcentaje de población con empleos vulnerables en la zona urbana.
Al 2010 en este país el 41.4% de la población urbana ocupada desempeñaba labores vulnerables, precisó la OIT.
Se considera que una persona ejerce un empleo vulnerable cuando trabaja por cuenta propia o para su familia, pero no obtiene un salario formal, o cuando ejerce funciones de subsistencia.
Frente al 41.4% de la población con empleos urbanos vulnerables en Nicaragua, sus vecinos de Honduras, El Salvador y Costa Rica presentan cifras inferiores: 39.5%, 33.9% y 17.9%, respectivamente, dijo la OIT.
El organismo detalló que el promedio en Latinoamérica es del 23.5%.