•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las empresas necesitan certificar sus productos o servicios, para sobrevivir a la competencia local e internacional, explica Karol Cerna Barquero, catedrática de la Universidad Americana y evaluadora líder del Premio Nacional a la Calidad.

El proceso, añade, no es fácil, pero tampoco imposible. Y sostiene que el sector de la agroindustria es el que “está pidiendo a gritos” los procesos de certificación.

¿Qué debemos entender por sistemas de gestión de calidad?

Las empresas demandan el perfil de nuestros egresados en la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Americana, que los muchachos que apliquen en las empresas tengan los conocimientos de la importancia de implementar procesos de manufactura con características y requisitos de calidad, porque esto significa que van a tener uso de técnicas donde se optimicen los recursos y donde se enfatice la eficiencia de los procesos.

El adoptar esta serie de procesos de técnicas y herramientas de calidad te llevan al camino más corto para adoptar una ISO internacional.

Ya nuestros productos, para que sean aceptados en el exterior, para que se puedan comercializar, están pidiendo que tengan un respaldo de calidad que lo garantiza la certificación de un sistema de calidad.

¿Qué estrategias debe seguir una empresa para lograr la calidad?

La estrategia número uno es la responsabilidad que tiene la alta dirección de la empresa, independientemente del tamaño de la empresa que sea, no importa si es micro, pequeña, mediana o grande.

Todas en su capacidad pueden gestionar sus procesos con requisitos de calidad siempre y cuando haya un compromiso y responsabilidad total y absoluta de la dirección, que esté comprometida a asegurar esos recursos y que estén disponibles a capacitar a su personal, a proveer los recursos tecnológicos que hacen falta, proveer recursos humanos y financieros para motivar el desarrollo y fomento al proceso de calidad.

¿Qué tipo de recursos necesita una empresa para implementar esta estrategia?

Cuatro recursos, que son los pilares fundamentales: factor humano, es esencial; infraestructura, instalación de maquinaria, equipos de informática y protección para sus empleados.

El capital circulante, que sin el dinero disponible no puede llevarse a cabo ninguna mejora, y por otra parte, garantizar que los servicios que les brinden sus proveedores, su materia prima para elaborar esos productos o esos servicios, sean de calidad.

¿En cuánto tiempo una empresa alcanza los parámetros de calidad?

No hay un tiempo definido o marcado, es un irse preparando poco a poco hasta llegar a alcanzar el nivel deseado. Nunca se alcanza la calidad perfecta, siempre hay que estar mejorando, pero la importancia es empezar e iniciar con un proceso de mejora, comenzando por el personal.

Tenemos que capacitar a nuestro factor humano, a concienciar para cambiar un poco su cultura. Esa resistencia al cambio es el reto más importante que presentan las empresas, porque entre los trabajadores, unos están de acuerdo, otros no entienden el proceso.

Por lo tanto, la dirección que es la cabeza, es el motor, es el alma de esta herramienta, tiene que concienciar a su personal e irlo estimulando y comprometiendo. Una vez que ellos ya adquieren esa conciencia todo es más fácil de procesar y obtener resultados eficaces en una empresa.

¿Qué sectores de la economía están demandando calidad?

La agroindustria es la que nos está pidiendo a gritos. Esas empresas nos piden a gritos que nuestros productos ya sean considerados en el exterior, que les abran las puertas, no solamente a nivel local, regional, estoy hablando internacionalmente y la única forma que tenemos de fortalecer el sector agroindustrial es elaborando productos de calidad, brindando servicios de calidad, es decir, promoviendo la eficiencia de nuestros procesos.

El sector de la agroindustria es el que más demanda ahorita en la actualidad esta cuestión de la calidad.

¿Qué tanto esfuerzo se requiere para alcanzar una norma ISO?

El esfuerzo conlleva tiempo, nada puede ser de la noche a la mañana. Lo importante en Nicaragua es preparar a nuestros trabajadores sin que nos quite el sueño que todavía no estamos certificados.

Certificarse cuesta, pero es una de las mejores inversiones que puede tener una empresa, entonces lo importante es ir adaptando la norma, eso no te cuesta porque vas procesando de acuerdo a los requisitos que tiene la norma sin estar certificado.

Vas homologando los criterios que tiene la empresa con los de la norma, al punto que al cabo de unos tres años tienes un personal ya competente, conocedor de la norma que practica estos requisitos, empiezas a pedir la necesidad de certificarte si quieres que tu producto sea respetable y aceptable en el exterior.

¿De cara al Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, Nicaragua cuenta con este tipo de sistemas?

No está bien preparada en el nivel que quisiéramos, porque desgraciadamente todavía existen cantidades de personas dentro de las empresas que desconocen la importancia de gestionar estos procesos de calidad y desconocen la importancia de hermanarse con criterios ambientales.

No estamos preparados lo suficiente, pero sí hay una gran oportunidad de que cada empresario que forme parte de una alta dirección se comprometa de una forma sencilla, pero responsable a capacitar a su gente con esta visión.

¿Qué trabajo está haciendo el Mific?

El Mific tiene una serie de actividades que brinda gratuitamente, e invita a profesionales de la universidad, a sectores del Magfor, del Minsa, a capacitarse constantemente en este ámbito de la gestión de la calidad.

Por parte del Mific se puede decir que estamos bien protegidos y se nota que las puertas están abiertas para este crecimiento en este aspecto.

¿Quién es?

Karol Cerna Barquero es Ingeniera Bioquímica con especialidad en Ingeniería de Alimentos, egresada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, de la Universidad de Monterrey, México.

Se desempeña como docente universitaria, catedrática de Pre y Post Grado de la Facultad de Ingeniería Industrial de la UAM.

Y es evaluadora líder desde 2003 del Premio Nacional a la Calidad que desarrolla el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific. Además es consultora e implementadora de Sistemas de Gestión de la Calidad e Inocuidad Alimentaria; y de Normas Técnicas Nicaragüenses para Restaurantes y Hoteles.