•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las reformas son la única salida que tiene América Latina para mantener un crecimiento alto capaz de sacar a su población de la pobreza ante la depreciación de los precios de las materias primas y un contexto internacional difícil, alertaron ministros y representantes de organizaciones internacionales reunidos en un foro organizado por el Ministerio de Economía francés.

“No tenemos los vientos a favor que teníamos en el pasado, por lo que cada vez las respuestas están en el interior de nuestros países”, advirtió el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Luis Alberto Moreno, en el Foro Económico Internacional América Latina y Caribes.

“Reformas, reformas, reformas”, es la respuesta para adaptarse a las dificultades que se vislumbran para seguir creciendo, dice el director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, el mexicano Ángel Gurría, para paliar la “volatilidad que nos afecta siempre”.

Economia sistema financiero

“ No hay alternativa, estamos atrasados, la complacencia nos sigue atacando y sobre todo a los países de relativa riqueza natural”, advirtió en este V foro organizado por el Ministerio de Economía y Finanzas francés, la OCDE y el BID.

El crecimiento del 3.1% del PIB de 2012, y el 3.5% del PIB de la región que se espera este año no es suficiente para mantener la “velocidad de crucero” necesaria, que debe superar al menos el 4%. Aunque estos datos esconden casos de alto crecimiento como Panamá o Perú.

Y es que, como advirtió el moderador de uno de los paneles, el periodista de The Economist, Michael Reid, “se vislumbra el ocaso del gran supercirco del superprecio de las materias primas”.

El 68% de los latinoamericanos viven con menos de US$10 al día, recordó Gurría, para quien el continente presenta las “disparidades socioeconómicas más grandes del mundo. “No somos los más pobres, somos los más desiguales del mundo”, zanjó.

Para Moreno, la productividad “es el problema más importante y desafío central para la región”.

Y quizá el barómetro de ese problema es el alto grado de la economía informal, que se eleva al 40%, y en algunos casos al 50%.