•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los Registros Pecuarios en las fincas de los ganaderos siguen siendo una tarea pendiente, que limita el acceso a información sobre el comportamiento productivo, reproductivo y sanitario del hato; además de información para la trazabilidad del ganado.

En el caso de la producción ganadera nicaragüense, que en su mayoría es de “doble propósito” (leche y carne), se puede hacer una evaluación del comportamiento de la misma a través de una serie de indicadores técnicos que nos permitan saber con la información debidamente registrada cómo está el nivel de desarrollo de las fincas ganaderas en relación a estándares de referencia, y que sirvan a su vez como una guía que permita al ganadero tomar acciones para el logro y cumplimiento de sus metas, tanto de producción (volúmenes), de productividad (eficiencia), así como de metas económicas (rentabilidad), entre otras.

Existen indicadores entre los que destacan: litros/vaca/día; litros por lactancia; ganancia diaria de peso (GDP); porcentaje de parición; edad al primer parto; porcentaje de mortalidad; intervalos entre partos o parto parto (IPP); y algunos indicadores de eficiencia de las fincas, por ejemplo: litros de leche o kilogramos de carne/unidad de área; entre otros, y para mencionar alguno de los indicadores de orden económico: CS$/litro producido; ingresos por venta; etcétera.

En Colombia, por ejemplo, la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan) y el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) establecieron el diseño de modelos competitivos sostenibles en ganadería bovina, en donde seleccionaron a las mejores ganaderías de doble propósito que registraron parámetros técnicos elevados, para hacer una definición de indicadores técnicos que sirvan de referencia a las fincas ganaderas para establecer acciones y mecanismos de implementación de prácticas productivas y alcanzar una mejor competitividad en el área ganadera.

Los elementos en que se soporta lo que definen como ganadería competitiva, son: ver la finca como una empresa; la nutrición como la base fundamental de la alimentación que incluye la búsqueda de alternativas forrajeras para el ganado; mejorar la nutrición de los suelos; el cambio paulatino del mejoramiento de razas, entre otros.

El Modelo de Evaluación Comparada de la Empresa Ganadera (Meceg) en Colombia, determina 3 módulos de evaluación para las fincas ganaderas de doble propósito:

Módulo 1: Evaluación productiva de la empresa ganadera. Los indicadores miden: capacidad de carga; litros de leche por lactancia; oferta de concentrado por cada litro producido; kilos por novillo/año; oferta de concentrado por cada kilo producido; oferta de forraje verde (FV); productividad de leche por unidad de área; productividad en kilos por unidad de área; peso al destete; e intervalo entre partos.

Módulo 2: Cálculo de kilos y litros libres de la empresa ganadera. Sus indicadores son: valor en pesos por venta litro de leche; valor en pesos por kg de suplemento; % litros libres; promedio producción vaca/día (lt/vaca/día); litros libres vaca/día (lt libres/vaca/día); valor en pesos por venta kilo de carne; valor en pesos por kg de suplemento; % kilos libres; promedio producción novillo/día (Kg/novillo/día); y kilos libres novillo/día (Kg libres/novillo/día).

Módulo 3: Evaluación económica. Sus indicadores son: mano obra vs total de costos (%); mantenimiento praderas (% por litro y kilo producido); alimentación (% por litro y kilo producido); otros gastos (% por litro y kilo producido); total costos y gastos; excedente del ingreso; y tasa de rentabilidad.