•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua es el segundo productor de migrantes en Centroamérica, solo por detrás de El Salvador, y tiene a 1.2 millones de personas fuera del país ejerciendo labores de construcción, agricultura, servicios, seguridad y domésticos, de acuerdo con distintas fuentes.

Un estudio de la Fundación Avina (Liderazgo Sostenible para el desarrollo de América Latina) y el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae, titulado “La Dimensión Económica y del Desarrollo en las Migraciones: Una Mirada desde Centroamérica”, señala que esta región experimenta un fenómeno migratorio en el que es, al mismo tiempo, origen, tránsito, destino y retorno de las personas.

migracion

En ese contexto, Nicaragua es el “principal expulsor” de migrantes y ese segmento escoge a Costa Rica y Panamá como sus destinos en Centroamérica.

Avina e Incae sostienen que los nicaragüenses que salen de su país representan mano de obra básica o calificada.

La Asociación nicasmigrantes estima que existen 1.2 millones de nicaragüenses fuera del país. El Banco Central, por su parte, calcula que al 2012 la población total en esta nación era un poco superior a los 6 millones.

Martha Cranshaw, directora del Comité de Liderazgo de la Asociación nicasmigrantes, explicó que los nicaragüenses abandonan su país principalmente por motivos económicos.

Un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, elaborado en marzo de este año, explica que los factores estructurales de expulsión de migrantes en Nicaragua son “las bajas oportunidades de trabajo asalariado, los segmentos de población con educación, pero sin oportunidades laborales, y los efectos negativos de la apertura comercial en las zonas rurales”.

En Nicaragua, además, 53 de cada 100 personas ocupadas no perciben un salario fijo, de acuerdo con un informe de la Organización Internacional del Trabajo, OIT.

Una encuesta de la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg, refleja que al 2010 el 44.1% de la población nicaragüense vivía en condiciones de pobreza y el 8.2% en extrema pobreza.

Cranshaw sostuvo que la migración está “ligada al factor económico”, como las deudas o la falta de oportunidades laborales, y también por problemas familiares, como los divorcios e, incluso, la violencia intrafamiliar.

Amplían el horizonte

El análisis de Avina e Incae señala que la mayoría de los países centroamericanos tienen una alta tasa de emigración y que Estados Unidos sigue siendo el principal destino, a excepción del caso de los nicaragüenses, que se dirigen al país vecino Costa Rica.

Los nicaragüenses, además, viajan a Panamá y El Salvador porque cuentan con economías dolarizadas.

Centroamérica y República Dominicana, indicó el estudio, tienen una demanda estable de mano de obra, aunque poco calificada y con baja remuneración.

Cranshaw afirmó que Costa Rica sigue siendo el principal país de destino de los nicaragüenses, pero desde 2005 el resto de Centroamérica empezó a llamar más la atención, en especial el llamado triángulo del norte: Honduras, El Salvador y Guatemala, que no exigen mayor documentación para permitir el ingreso a su territorio de los centroamericanos.

Y desde 2010, España (a pesar de la crisis económica) y Panamá también son los destinos que eligen los migrantes nicaragüenses.

Representan una oportunidad

El estudio “La Dimensión Económica y del Desarrollo en las Migraciones: Una Mirada desde Centroamérica”, resalta que la masa de inmigrantes centroamericanos representa una buena oportunidad para los empresarios interesados en impulsar programas de trabajo temporal que en el mediano y largo plazo contribuirían a mejorar la competitividad en Centroamérica.

Esta región, por otro lado, sufre por la falta de “educación y desarrollo tecnológico” para ser más competitiva, según un reporte de The Global Competitiveness.

Avina y el Incae sostienen que el trabajo de los migrantes intrarregionales “no está siendo visibilizado por los Estados”, por lo que consideró importante “promover las migraciones laborales en la región, de acuerdo al tipo de trabajadores que se requiere”.

Por ahora, los empresarios contratan la mano de obra migrante para disminuir costos operativos.

Explicaron que un buen paso sería aprobar un marco jurídico que autorice “el trabajo temporal o permanente, lo cual tiene influencia en la competitividad empresarial al contar con trabajadores mejores calificados, de acuerdo a las necesidades de las empresas”.

En la actualidad, agregaron, no se cumplen las regulaciones laborales y el Estado da “poca supervisión” a la situación de los derechos humanos y laborales de los migrantes.

En efecto, una encuesta de Avina e Incae refleja que solo el 50% de los migrantes dijo que se le paga el salario mínimo, el 37% admitió tener vacaciones pagadas y el 27% dijo contar con un seguro de salud.

Hay datos alarmantes en materia educativa: a nivel regional solo 31,4% finaliza el ciclo secundario, según estadísticas del SICA la tasa de retorno de la educación básica es del 26,2%; de la secundaria (nivel medio), 16,8%, de la superior, 20%, según el Banco Mundial”

 

El perfil del migrante nica

Un estudio de la Organización Internacional de las Migraciones, OIM, precisa que el 73% de los migrantes nicaragüenses son de origen urbano y el 53% son hombres.

El informe “Flujos migratorios intrarregionales: Situación actual, retos y oportunidades en Centroamérica y República Dominicana”, de la OIM, dice que el 85% de la población migrante tiene entre 15 y 49 años, y el 9% es menor de 14 años.

“No es la población más pobre de Nicaragua la que está saliendo, porque aún para emigrar necesitas andar dinero en la bolsa y la migración tiene costos altos, ya sea legal o indocumentado”, sostuvo Martha Cranshaw, directora del Comité de Liderazgo de la Asociación nicasmigrantes.

Según la OIM, el 46% de los migrantes son bachilleres, el 29% aprobó la primaria y el 9% tienen estudios universitarios.

“Estas cifras difieren en función del país de destino: tienen educación secundaria o superior el 75% de quienes emigran a los Estados Unidos y solamente el 38.6% de los que lo hacen a Costa Rica”, detalló la OIM.

La Asociación de nicasmigrantes, por su parte, indicó que las mujeres se dedican principalmente al trabajo doméstico y servicios, como atención en restaurantes, hotelería y comercio.

En el caso de los hombres, laboran masivamente en la construcción y en menor medida en seguridad y en las actividades agrícolas de forma temporal.