•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los países, sean estos de Europa, Estados Unidos, Asia o Latinoamérica, son impulsados por el desarrollo económico de su sector empresarial. En algunos casos, más fuertes que otros. En nuestro país, no es la excepción.

En este mundo empresarial, es notorio el avance y empuje de nuestras empresas en los diferentes sectores productivos, sin embargo, ¿qué tan importante ha sido en este crecimiento el brazo de la asesoría externa o lo que en el medio se conoce como asesoría para el desarrollo empresarial?

Los asesores, son esos especialistas en temas determinados, que dominan una materia y que colaboran para que otros, en el tema de hoy, las empresas, puedan desenvolverse en ese campo. Así, los empresarios disponen de una amplia oferta de asesores legales, contables, financieros, mercadotecnistas y todas aquellas materias que quizás las Micro, Pequeñas Y Medianas Empresas (Mipymes) no manejan o deciden contratar a alguien, por un tiempo determinado para asignar esta responsabilidad.

Por su parte, las empresas asesoradas, no están obligadas a saberlo todo, pero si es vital que cuando comiencen un negocio como emprendedores o cuando tomen decisiones, cuenten con información y sobre todo, validada por un experto, sobre todo cuando se trata de acciones como establecer alianzas, inversiones, diversificar sus líneas de producción o incluso, para valorar la mejor opción de salir del mercado, entre otras.

Los asesores además de ser contratados para tiempos definidos o acciones precisas, deben ser vistos para las empresas como guías, quienes brindan consejos o recomendaciones en los temas de su competencia, para el bienestar y la estabilidad de la unidad de negocios. Estos consejos se sustentan en la base de sus observaciones sistemáticas, inteligentes y en la propia experiencia del asesor.

Por su parte, las empresas deben demandar de sus asesores, consultores o mentores, como se les ha conocido con el paso del tiempo, trabajos sistematizados, técnicos, que transmitan conocimientos y experiencia, que contribuya al objeto por el que fue contratado, al desarrollo de la empresa en una materia en particular y al fortalecimiento de la misma, en términos integrales.

En este ámbito, hemos logrado avances, pero hay suficiente por hacer todavía. Las empresas nicaragüenses para su fortalecimiento, requieren de orientación estratégica, disponiendo de planes de negocios, planes estratégicos, estudios de mercado, asesoría en nuevas herramientas tecnológicas, financieras, disponibles en el medio y el mercado; y si nos concentramos en el proceso de internacionalización o exportaciones, desde el dominio de un idioma extranjero, acompañamiento en procesos y trámites de exportación, certificaciones de calidad, hasta el cierre de negocios y temas contractuales.

De manera que los asesores o consultores deben ser vistos como aliados estratégicos de las empresas, considerados como capital humano que aporta a su crecimiento, porque al final de cada consultoría o asesoría, el asesor se siente parte del equipo técnico de la empresa asesorada.

El binomio empresa más acompañamiento especializado resulta en ahorrar tiempo, recursos y disponer de caminos o salidas hacia la meta empresarial.