elnuevodiario.com.ni
  •   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La justicia francesa acusó al banco suizo UBS de prácticas ilegales al sospechar que montó un sistema destinado a convencer a ricos franceses para que abrieran cuentas no declaradas en Suiza a principios de los años 2000, informaron fuentes judiciales este viernes.

La acusación al primer banco suizo se produce unos días después de que su filial francesa fuera acusada por "complicidad de mercadeo ilícito".

El banco también está considerado como testigo asistido por blanqueo de mercadeo ilícito y blanqueo de fraude fiscal y está bajo control judicial con una fianza 2,875 millones de euros, precisaron fuentes judiciales.

La justicia francesa investiga a UBS por las sospechas de que permitió a sus comerciales suizos captar clientes en Francia, violando la legislación, y de haber puesto en marcha una doble contabilidad para ocultar movimientos de capitales entre Francia y Suiza.

Un exdirector general de UBS France, Patrick de Fayet, un exdirector de la oficina de UBS en Lille (norte) y un funcionario de UBS en Estrasburgo ya han sido acusados.

Denuncias de exempleados del banco propiciaron estas investigaciones.

Una nota anónima enviada a la autoridad competente, la ACP, consultada por la AFP, habla de la existencia, entre 2002 y 2007, de un sistema destinado a registrar la apertura de cuentas no declaradas en Suiza realizada por comerciales del banco.

En ella se describe el supuesto papel de los comerciales en Suiza y en Francia, así como de los directivos de UBS en Francia en esta doble contabilidad.

Este sistema permitía no dejar rastros en el sistema informático oficial del banco aunque permitía calcular las primas que los comerciales debían recibir a final de año, según esta nota.

La investigación sobre las prácticas del banco suizo en Francia se inició en abril de 2012 por "mercadeo bancario o financiero por persona no habilitada y blanqueo de fraude fiscal y de fondos obtenidos con ayuda de mercadeo ilícito, perpetrado en banda organizada".

Los jueces que realizan esta investigación enviaron al fisco francés una lista de 353 personas sospechosas de haber tenido una cuenta en Suiza por este método.