•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La economía venezolana se ha atascado y comienza a dar síntomas de algo más que fatiga tras reducir drásticamente su ritmo de crecimiento al 0.7% en el primer trimestre y ver cómo la inflación se dispara, en un contexto de falta de divisas, exceso de masa monetaria y desabastecimiento.

Venezuela acumula en los cinco primeros meses una inflación de 19.4%, una cifra alta incluso para Venezuela -donde en todo 2012 los precios subieron un 20.1%-, en un contexto de caída de los ingresos petroleros y el ajuste por los efectos de una devaluación que redujo en febrero el valor del bolívar en 31.7% frente al dólar.

La cifra confirma la espiral inflacionista en que ha entrado el país desde diciembre del año pasado después de que pudiera sujetar relativamente ese valor durante 2012 -logró rebajar 7.5 puntos con relación al ejercicio anterior-.

El dato de mayo, 6.1%, no solo es malo comparado con los registros más cercanos sino incluso con los históricos, ya que hacía 17 años que Venezuela no alcanzaba un valor de esa magnitud.

La noticia es aún peor si se tiene en cuenta la brusca reducción del ritmo de crecimiento de la economía, que cerró en 2012 con un 5.6% de incremento, y solo ha podido crecer un 0.7% en los tres primeros meses del año.

La falta de divisas en un país con un control de cambio que impide el libre acceso a la moneda extranjera y que tiene una alta dependencia de las importaciones golpea en prácticamente todos los sectores y se refleja en el desabastecimiento de productos.

“Entramos en un proceso bien complicado donde el país empieza a generar los síntomas de entrar en recesión”, indicó a Efe el economista César Aristimuño.

Las razones para esta situación son muchas: la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional; una legislación que ha tratado de controlar los precios en lugar de atacar las causas de su volatilidad y una disminución de la actividad del Estado como motor económico interactúan en esta situación, según economistas consultados por Efe.