•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La caída de las remesas enviadas a Centroamérica y México por la crisis financiera en Estados Unidos es "un golpe bastante fuerte" que amerita un programa regional, dijeron este lunes en la Ciudad de México legisladores centroamericanos.

"Es un golpe bastante fuerte el desplome de los envíos de remesas, que empieza a sentirse" en los países centroamericanos, dijo Alejandro Solórzano, presidente de la comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento Centroamericano.

Solórzano destacó la importancia económica de las remesas al enumerar el monto que reciben algunos países de la región.

"En El Salvador son casi 3.000 millones de dólares, Guatemala anda en unos 5.000 millones de dólares, Nicaragua andará por unos 1.500 millones de dólares anuales", estimó.

Esos montos son equiparables a los de las exportaciones de esos países, "y si eso cae, se cae la economía indudablemente", advirtió.

Los efectos por la caída de las remesas pueden encararse con "el diseño de políticas públicas" regionales, consideró a su vez Mirna Castro, diputada de Honduras.

Castro advirtió que los efectos económicos pueden estar acompañados de un "aumento en las violaciones a los derechos humanos de los migrantes".

Las remesas enviadas a México por sus emigrantes sufrieron en agosto una caída global del 12,2% con respecto al mismo mes de 2007, la peor baja desde 1995, y sumaron en los primeros ocho meses 15.553 millones de dólares, equivalente a una caída anual de 4,2%, reportó la semana pasada el Banco Central.