•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Reserva Federal de Estados Unidos anunció este miércoles que seguirá por el momento con su política excepcional de apoyo a la economía, manteniendo la tasa de interés en un mínimo histórico entre 0 y 0.25%, con compras masivas de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios en el mercado, aunque si la situación mejora podría introducir cambios ya este año.

La decisión implica mantener las tasas de interés en los niveles históricamente bajos que tienen desde 2008, y continuar una inyección de capital al circuito financiero que alcanza los US$85,000 millones mensuales.

Sin embargo, el presidente del organismo, Ben Bernanke, dijo después de la reunión del Comité de Política Monetaria, FOMC, de martes y miércoles, que la Fed podría comenzar a disminuir su programa de compra de bonos “a finales de este año” y las medidas extraordinarias de estímulo podrían retirarse a mediados de 2014 si se observa un fuerte crecimiento.

Bernanke fue claro al mismo tiempo en señalar que todo depende de la evolución de la economía, y si el comportamiento es peor de lo previsto, las medidas podrían extenderse.

“Nuestras compras (de activos, destinadas a mantener bajas las tasas a largo plazo) están ligadas a lo que pase en la economía”, enfatizó.

Esas compras han sostenido el impulso de los mercados de acciones en los últimos meses.

Los miembros del FOMC destacaron en un comunicado que la economía registra “un crecimiento moderado” y que “los riesgos de degradación de la economía y del mercado del empleo disminuyeron desde el otoño (boreal)”.

En relación a la economía en sí, la Fed recortó levemente su pronóstico para el crecimiento del país en 2013, a un rango de entre 2.3% y 2.6% en proyección anual en el cuarto trimestre, aunque estimó que el desempleo caerá más rápido de lo previsto en marzo, a un nivel de 7.2% hacia el final del año.

Además, recortó su proyección para la inflación, lo que sugiere que no hay una amenaza para los precios derivada de la política expansiva.

 

Signos

Según el sutil lenguaje de la Fed, el FOMC todavía espera ver más signos de una mejoría de la economía antes de disminuir su programa de compra de bonos.

“Las condiciones del mercado de trabajo han mejorado, en general, en los últimos meses, pero la tasa de desempleo sigue siendo alta”, dijo el comunicado del FOMC.

Para la Fed, el nivel de la tasa de desempleo, actualmente en 7.6%, y la inflación, son parámetros clave para adoptar cualquier decisión de política monetaria.