•   Luxemburgo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los ministros de Finanzas de la eurozona acordaron ayer las reglas de la futura recapitalización directa de la banca, para la que habrá 60,000 millones de euros disponibles y en las que se incluye la retroactividad caso por caso.

“Hemos alcanzado un acuerdo político hoy (ayer) sobre los principales rasgos de la recapitalización directa”, uno de los importantes pilares de la unión bancaria, porque ayudará a romper el círculo vicioso entre la banca y los soberanos, explicó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en la rueda de prensa posterior a la reunión de los diecisiete ministros de Finanzas del euro.

El también Ministro de Finanzas de Holanda afirmó que habrá unos criterios claros para que un Estado pueda solicitar la recapitalización directa y una clara jerarquía de responsabilidades.

Dijsselbloem indicó que se limitará los fondos que el Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE, puede destinar a la recapitalización directa de la banca a 60,000 millones de euros, un tope que puede ser revisado por el Consejo de Gobernadores del Fondo Europeo de Rescate de la Eurozona si fuera necesario.

En cuanto al reparto de carga entre los Estados miembros y el MEDE, el presidente del Eurogrupo confirmó que los países de la eurozona tendrán que recapitalizar su banca con problemas, hasta situar su capital de riesgo al mínimo de solvencia antes de recurrir al Fondo Europeo de Rescate.

El umbral de capital mínimo de solvencia para los bancos es del 4.5%, y, si tras una prueba de resistencia quedan por debajo del porcentaje requerido, el Estado miembro (o los acreedores en su caso) tendrá que poner lo que falte antes de recurrir al MEDE.

Si ya cumple con el capital de riesgo de solvencia, para llegar a los óptimos recomendados, entrará en juego el MEDE con una aportación del 80% y una coparticipación del país del 20% durante los dos primeros años y después se reduce esta contribución estatal al 10%.

 

Revisarán caso por caso

Finalmente, habrá retroactividad en la recapitalización directa, a fin de permitir a los países que ya han recibido ayuda europea, pasar parte de la factura a Europa y más concretamente al Mecanismo Europeo de Estabilidad, de manera que el préstamo no compute como deuda pública.

No obstante, esta no será plena, sino que será decidida “caso por caso y por mutuo acuerdo”, señaló Jeroen Dijsselbloem.