•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gasto privado en salud mostró un crecimiento en Nicaragua, pasando de 4.2% respecto al Producto Interno Bruto, PIB, en 2010, a 4.6% en 2011, contrario al gasto público que disminuyó, pasando de 5.7% a 5.5% en el mismo período, según cifras del Banco Mundial, BM.

El gasto total en la salud de los nicaragüenses en 2011 fue del 10.1% del PIB, sumando la inversión pública y la privada, según el BM.

gasto publico

En el 2011, según datos del Banco Central de Nicaragua, BCN, el PIB del país fue de US$9,636 millones, es decir que ese año los nicaragüenses gastaron un promedio de US$443.2 millones en asistencia sanitaria privada. Mientras que en salud pública se invirtieron US$529.9 millones. En ambos rubros, el gasto total ascendió a US$973.1 millones.

El gasto privado en salud incluye los seguros privados, donaciones de caridad y servicios directos pagados por compañías privadas y el gasto público de salud consiste en el gasto recurrente del Gobierno, préstamos externos y donaciones de organizaciones no gubernamentales  y fondos de Seguridad Social.

Las razones por las que se ha incrementado el gasto privado en salud —según algunos especialistas consultados— es que se ha creado el falso concepto de la gratuidad en los servicios de salud, cuando en realidad el Gobierno solo destina US$25 anuales por persona, unos US$2.08 por mes, mientras que el Instituto de Seguridad Social, INSS, destina US$15 mensuales por asegurado, US$180 anuales.

Señalan que mientras el Minsa destina apenas unos US$5 per cápita en medicina, los nicaragüenses destinan de su propio salario, más de US$25 y en algunos casos hasta US$30 per cápita en medicamentos.

Y aunque el Gobierno incrementó los recursos destinados al Ministerio de Salud, Minsa, hasta en un 95% en los últimos seis años, en relación al PIB, el monto se ha venido reduciendo.

En 2006, el Gobierno destinó C$2,854.7 millones, mientras que en 2011 el monto alcanzó los C$5,568.5 millones.

Qué debe mejorar

Para el economista y director del Centro de Investigación y Asesoría Socioeconómica, Cinase, Sergio Santamaría, lo que debe mejorar en salud pública es, sobre todo, la atención hospitalaria y garantizar los medicamentos a los pacientes.

“El problema aquí no es falta de recursos, sino una mala ejecución presupuestaria de parte de las autoridades del Ministerio de Salud”, señaló el economista.

Por su parte Manuel Israel Ruiz, experto en temas de Seguridad Social explicó a El Nuevo Diario, que “el problema es que en Nicaragua no existen políticas de Estado dirigidas a fortalecer la salud pública y más bien se está enriqueciendo a muchas personas por medio de los fondos que maneja el Seguro Social y que luego es trasladado a las Empresas Médicas Previsionales”.

El experto en Seguridad Social explicó que son US$115 millones los que el INSS paga anualmente a las Empresas Médicas Previsionales, al mismo tiempo opinó que ese dinero debería de destinarse al sector público.

“Son US$15 mensuales (por asegurado) que el INSS traspasa a las empresas médicas, independientemente de que el trabajador haga uso de los servicios de la misma y, si los usa, al final tendrá que sacar de su bolsillo el dinero para comprar la medicina que el Seguro no le cubre”, señaló.

Ese “gasto de bolsillo”, es decir las consultas privadas y los medicamentos que deben comprar las personas, que es parte del gasto privado en salud, representó en 2011 el 94.2% del total de la inversión en la que incurrieron los pacientes.

En 2010 ese gasto representó el 92.6%, según datos del BM.

En 2011, el Gobierno destinó en su Presupuesto General US$227.2 millones para el Ministerio de Salud, Minsa, mientras que el INSS, ese mismo año, trasfirió a las Empresas Médicas Previsionales, EMP, alrededor de US$115.83 millones.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que los US$115.8 millones que el INSS transfirió a las EMP, fueron para atender los problemas de salud que presentaron ese año los 643,500 asegurados, mientras que los recursos del Minsa se usaron para atender a toda la población no asegurada.

“Pero no todos los que cotizan al Seguro Social usan los servicios de las Empresas Médicas Previsionales”, indicó Ruiz.

En Centroamérica

En la región, Nicaragua es el país que en relación a su PIB, destina más recursos al gasto privado en salud: 4.6% al 2011.

El Salvador, por ejemplo, invierte el 2.5%; Costa Rica el 3.3%, Guatemala 4.3% y Honduras el 4.5%.

De todos ellos, el único que redujo su inversión en este rubro fue Guatemala.

“Los demás países de la región, como Costa Rica, por ejemplo, tienen políticas de Estado dirigidas a la salud, ellos utilizan el 100% de su infraestructura médica, donde la Caja del Seguro Social destina dinero a los hospitales públicos, entonces hacen un uso racional de toda la infraestructura y de los recursos. La Seguridad Social inyecta cantidades de dinero al sistema público, porque este brinda una asistencia de calidad”, señaló Ruiz, experto en temas de Seguridad Social.

 

Unidades del sector salud

Hasta el 2011, en Nicaragua el sector público contaba con 1,316 unidades de salud, mientras que el sector privado con 1,721 unidades.

Del total de unidades del sector público, 31 son hospitales, 178 centros de salud, 1,000 puestos de salud, 41 del INSS, y 66 casas maternas.

El sector privado cuenta con 32 hospitales, 1,351 centros ambulatorios y 338 clínicas.

El número de camas en el sector salud en 2011 fue de 7,541, de las cuales 6,700 corresponden a los hospitales públicos y 841 al sector privado.