•  |
  •  |
  • END

La crisis siguió golpeando el martes con dureza a Wall Street y a las Bolsas latinoamericanas, un día después de un “lunes negro” que ya hizo desplomarse a los mercados de todo el mundo, aunque las plazas europeas cerraron con resultados moderados.

Wall Street abrió con sólidas ganancias, levantando los ánimos y los precios de las acciones en Europa, luego de que la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y los ministros de Finanzas europeos anunciaran nuevas medidas para frenar la crisis del crédito y proteger los depósitos de los ahorristas.

Pero el rebote perdió impulso, y el índice Dow Jones Industrial Average (DJIA), perdiendo 5.11% a 9.447,11 puntos, su menor nivel en cinco años, mientras el Nasdaq de los valores tecnológicos descendió 5.80% a 1.754,88 puntos.

Siguiendo la tendencia de Wall Street, las plazas latinoamericanas también registraron fuertes pérdidas. La principal Bolsa de la región, la de Sao Paulo, cayó 4.66%, México bajó 3.97%, Santiago descendió 4.29% y Buenos Aires perdió 2.72%.

La decisión de los gobiernos europeos de proteger a los ahorristas y a los principales bancos ayudó a las Bolsas de Londres y París, pero Fráncfort, la mayor plaza financiera de la Eurozona, volvió a cerrar en baja.

El índice londinense Footsie 100 subió un 0.35% y cerró en 4.605,22 puntos, mientras en París el CAC 40 ganó un 0.55% a 3.732,22 puntos. En Fráncfort, el Dax cayó un 1.12% a 5.326,63 puntos. La Bolsa de Madrid ganó un 1.27%, la Bolsa de Zurich un 0.65%, Amsterdam un 1% y Bruselas un 2.29%.

La decisión más dramática fue protagonizada por la FED, que abrió sus cofres a las compañías afectadas por la contracción crediticia con un nuevo programa para comprar obligaciones negociables, la deuda a corto plazo crítica para muchas operaciones corporativas.

“Esta valiente medida pondrá a la FED en la posición de esencialmente prestar directamente a las empresas, más que a las instituciones financieras bajo su paraguas regulador”, dijo Ryan Sweet, de Economy.com.

En París, el analista Yves Marcais, de Global Equities, alertó que aunque la medida de la FED “limita la contaminación de la economía”, no solucionará “los problemas del sector bancario”. En Londres, las acciones del Royal Bank of Scotland (RBS) se hundieron el martes y otros grandes bancos británicos también sufrieron fuertes pérdidas. Por otra parte, se dijo que el RBS necesita fondos públicos para obtener capital fresco.

Bancos ingleses
en dificultades
El RBS y el británico Barclays negaron que hayan buscado capital del gobierno, pese a informaciones según las cuales éstos y el Lloyds TSB urgieron al ministro de Finanzas, Alistair Darling, a diseñar rápidamente un plan de rescate.

El RBS, el más afectado, llegó a hundirse un 41%, pero mejoró levemente al final de la sesión, cerrando con una caída de 39.23%. El BCE anunció un calendario para nuevas medidas coordinadas con otros bancos centrales, para aumentar la oferta de dólares a los bancos comerciales.

La UE también más que duplicó los garantías de los depósitos bancarios a un mínimo de 50 mil euros. Pero luego varios países decidieron elevar incluso más este mínimo. España, Austria, Holanda, Bélgica y Grecia, anunciaron que garantizarán los depósitos hasta un mínimo de 100 mil euros.

Tras el desplome de las Bolsas mundiales el lunes, las plazas de Asia empezaron con pánico, aunque la moderación se fue imponiendo poco a poco. El índice Nikkei 225 de la Bolsa de Tokio terminó la sesión en baja hasta un 5.32%, pasando brevemente por debajo de la barrera psicológica de los 10 mil puntos.

La Bolsa de Shanghai cerró en baja de 0.73%, la de Nueva Zelanda perdió 1.45%, la de Filipinas un 3.01% y la de Indonesia un 0.3%. Sin embargo, Sídney (+1.7%), Seúl (+0.5%) y Taiwan (+0.34%) terminaron la sesión con ganancias.