elnuevodiario.com.ni
  • San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Los cafetaleros costarricenses contarán con 40 millones de dólares para combatir los efectos y la propagación del hongo de la roya, que causará una disminución de 18 % en la cosecha de café 2013-2014.

Este capital estará destinado a caficultores con una producción de menos de 51 sacos (46 kilos cada uno) por cosecha, quienes representan el 81 % de los 52.000 productores de café del país.

Estos agricultores producen en su conjunto cerca del 25 % de la cosecha costarricense, estimada este año en 1.84 millones de sacos, según los cálculos realizados por el Instituto Costarricense del Café (Icafé).

Este plan de ayuda económica fue aprobado en un segundo y definitivo debate en el Congreso con el voto de 43 diputados.

Ahora solo deberá ser firmado por la presidenta Laura Chinchilla y publicado posteriormente en el diario oficial.

"La situación es de urgencia, estamos hablando de 40,000 pequeños productores que requieren de ayuda del Estado para salvar sus cosechas", manifestó en un comunicado el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Claudio Monge.

Actualmente la roya ha afectado unas 93.000 hectáreas, es decir casi un 60 % de las fincas cafetaleras de Costa Rica.

La mitad del dinero de la ayuda se dirigirá al apoyo social durante al menos dos años para que las familias afectadas continúen produciendo aunque no obtengan los mismos ingresos por su café, mientras se controla el brote o se renuevan sus plantas.

El resto de los fondos será para mejoras productivas como la renovación de cafetales.

La roya es un hongo que debilita la planta y provoca la caída de las hojas y el fruto; está presente en el país desde hace 30 años y nunca había afectado más del 5 por ciento de los cafetales, esto cambió a finales de 2012 debido a variaciones en los patrones de lluvia y la antigüedad de muchas plantas, según los expertos.

En enero pasado el Gobierno costarricense decretó una emergencia fitosanitaria por la plaga de la roya.

Los cafetales del resto de Centroamérica también están siendo afectados por el hongo y, al igual que Costa Rica, algunos países han decretado situación de emergencia.