• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Centroamérica intentará utilizar gas natural para generar electricidad más eficiente, barata y menos contaminante que el petróleo, de acuerdo con un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

El organismo multilateral indicó que el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central, Siepac, servirá para impulsar el uso del gas natural como una fuente de energía.

El BID, sin embargo, advirtió que por el momento Centroamérica “no cuenta con aprovisionamiento de gas natural”, pero es una “opción que se está contemplando” tanto por los países del istmo como por varios organismos financieros internacionales.

generacion gas

El Siepac, que tiene una capacidad de 300 megavatios, es una red que se extiende por 1,800 kilómetros desde Guatemala hasta Panamá, y permite a la región vender su excedente de energía a otros países o regiones.

Enrique Rodríguez Flores, especialista en energía del BID, explicó que el Siepac junto con el Mercado Eléctrico de Centroamérica, MER, podrían reducir los costos de generación de electricidad entre un 10 y 15%.

La producción de energía a un menor costo y un sistema que facilita su venta, “atraerá a inversionistas que promoverán proyectos de generación más eficientes”, agregó Rodríguez Flores.

El BID espera que el gas natural sea una de las nuevas fuentes que Centroamérica explorará y explotará para producir energía.

“La transición natural que debe efectuar la región hacia un sistema eléctrico más eficiente debe contar con la participación del gas natural”, señaló el BID en un comunicado.

La institución añadió que a través del Siepac podrían construirse “centrales de gas de ciclo combinado”, es decir que se produciría energía con una turbina de gas y con otra de vapor, lo que disminuirá las emisiones de dióxido de carbono y, por lo tanto, la contaminación en el medio ambiente.

“Se estima que de la nueva potencia (de energía) a instalar, la mitad podría venir de proyectos que utilizarán el gas como fuente primaria, siempre y cuando la evolución de los costos del gas natural lo permita”, precisó el BID.

El uso del gas natural disminuiría el costo de la energía en Centroamérica. Según el BID, en la actualidad un megavatio cuesta en esta región US$150, pero en otros mercados su valor es de US$50.

El BID señaló que en los próximos 15 años “Centroamérica deberá doblar la capacidad instalada eléctrica para poder cubrir el crecimiento de la demanda” y el gas natural se perfila como una de las mejores fuentes de energía.

En la actualidad, el 51% de la energía que genera Centroamérica es térmica, el 42% hidráulica, el 5% geotérmica y el 2% eólica.

Según Rodríguez Flores, la estructura de costos fijos es más baja en las centrales térmicas, por lo que desde los años 90 Centroamérica ha incrementado su dependencia de ese tipo de fuentes.

En 1990, el 30% de la energía generada en esta región era térmica, pero al 2012 era del 51%.

El experto en temas de energía del BID, explicó que con el Siepac y el MER, Centroamérica disminuirá su dependencia del petróleo y podría usar más el gas natural, “un combustible más eficiente y más limpio en la producción de energía eléctrica”.

Gasoducto

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, junto con sus homólogos de Centroamérica, plantearon en mayo pasado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la posibilidad de construir un gasoducto en esta región.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, ha dicho que un gasoducto disminuiría los costos de energía en Centroamérica.

“Hoy, en el caso nuestro, estamos pagando el kilovatio a un promedio de 17-18 centavos de dólar; con la energía que viene por gas estaríamos hablando de energía que vendría a 7-8 centavos el kilovatio”, declaró Aguerri en mayo pasado.

Por otro lado, el BID agregó que los sistemas eléctricos modernos utilizan derivados del petróleo “de manera muy marginal”, porque existen fuentes térmicas “mucho más eficientes”, como el gas natural.

El Siepac y el MER

La infraestructura eléctrica del Siepac tuvo un costo de US$494 millones, de los que US$253 millones los aportó el BID y el resto el Banco Centroamericano de Integración Económica y el Banco Nacional de Comercio Exterior, entre otros.

Por su parte, el reglamento del MER entró en vigor el pasado 1 de junio, con lo que ahora “es posible realizar transacciones regionales”, dijo el BID.

Uno de los primeros países que se vio beneficiado con el sistema fue Panamá, que enfrentó una sequía en mayo, que redujo a niveles mínimos los embalses de las presas hidroeléctricas, por lo que compró electricidad a El Salvador, Honduras y Nicaragua.

La balanza comercial

Enrique Rodríguez Flores, especialista en energía del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, sostuvo que el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central, Siepac, y el Mercado Eléctrico de Centroamérica, MER, ayudarán a disminuir el déficit comercial en esta región.
“En la medida que el Siepac/MER contribuya a reducir las importaciones de petróleo, bien porque aumente la utilización de otras fuentes, como las energías renovables, o bien por el aumento de la eficiencia de los sistemas eléctricos en la región, se estará contribuyendo a la mejora de la economía centroamericana”, declaró Rodríguez Flores.
Según la Secretaría de Integración Económica Centroamericana, Sieca, hasta febrero, esta región importó productos con un valor de US$9,167.6 millones, de los que US$1,948.7 millones (21.3%) fueron en combustibles minerales y sus derivados.