•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Malasia, una de las pujantes economías del sureste asiático, con el 90% de su población en la clase media, puede ser una buena oportunidad de negocios para los exportadores nicaragüenses y una fuente de inversión, sobre todo en la industria de aceite de palma, sostuvo un representante oficial de esa nación.

“Somos el principal exportador mundial de aceite de palma; éramos el principal productor, pero Indonesia nos está adelantando”, afirmó el consejero comercial de la Embajada de Malasia en México, Remee Yaakub, en una entrevista con El Nuevo Diario.

“Eso es porque ya no tenemos mucha más tierra (disponible) y nuestro gobierno está alentando a nuestras compañías a invertir en (la vecina) Indonesia (en la producción de aceite de palma)”, explicó Yaakub.

“Pero somos el mayor exportador mundial”, añadió.

Ese sector de la industria es quizás el que ofrece el mayor potencial para atraer inversiones malasias a Nicaragua, dijo el funcionario, quien la semana pasada se entrevistó con ejecutivos de la agencia ProNicaragua y con empresarios de la Cámara de Industria, durante una breve estadía en Managua, esta semana.

“Ya que nuestro tamaño no es grande, ya no nos estamos concentrando en atraer inversión extranjera directa, más bien alentamos a nuestras compañías a invertir en el extranjero”.

El consejero comercial Yaakub apuntó que, por ejemplo, en la industria de productos de caucho, pese a la distancia, “Malasia tiene una ventaja competitiva en cuanto a precio y costos de productos de gran calidad en varios nichos de mercado” sobre otros competidores.

En Centroamérica, Nicaragua es el sexto socio comercial de Malasia. Costa Rica, Panamá y Honduras, respectivamente, ocupan los primeros lugares. No obstante, el comercio con Costa Rica está dominado por las exportaciones del gigante de los microprocesadores, Intel. Panamá capta la mayoría de las exportaciones malasias.

En 2012, el intercambio comercial entre Nicaragua y Malasia alcanzó los US$5.86 millones; el país asiático tuvo un enorme superávit, con US$4.91 millones exportados y US$0.95 millones importados.

Yaakub señaló al café y al azúcar como dos productos con buenas perspectivas de ser exportados a Malasia, dado que su clase media –el 90% de la población– está compuesta por grandes consumidores de diversos productos.

Sin embargo, cree que otros productos agrícolas o agroindustriales podrían abrirse paso allá, “porque somos un gran importador de alimentos”.

El desafío

El consejero comercial de la Embajada de Malasia en México, Remee Yaakub, es consciente de las barreras mutuas que hay entre su país y Nicaragua, como la distancia, los costos, el idioma y la cultura, pero “el desafío es hacer llegar la información sobre el clima de inversión”.

“Ustedes tienen varias áreas llamativas para los inversionistas. Hay que hacer que el flujo de información sobre asuntos como el ranking de Nicaragua, el ambiente de negocios, el nivel de los salarios llegue realmente a los inversionistas”, sostuvo el consejero comercial malasio.

En cifras

29.6 millones

de habitantes.

US$307,200 millones

es su PIB.

US$16,900

es su PIB per cápita

US$247,000 millones

logró en exportaciones en 2012