• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Las micros y pequeñas empresas son verdaderas minas de oro. Según Luis Enrique Lacayo, presidente de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, sostiene que esos negocios tienen una importante contribución en la generación de empleos y fortalecen el tejido social.

Lacayo agrega que a través de la Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de las Mipymes, Faedpyme, que tiene carácter regional, se promoverá la formación académica de un grupo de investigadores sobre pequeñas y medianas empresas, para buscar soluciones a los problemas que enfrentan esos negocios, entre ellos la falta de financiamiento.

¿De qué manera contribuyen las pequeñas y medianas empresas, Mipymes, en las economías latinoamericanas?

Las Mipymes dinamizan nuestras economías. Principalmente contribuyen en la producción y en la provisión de fuentes de trabajo, además de servir como base para la consolidación del tejido social.

Tenemos casos exitosos del segmento Mipymes en países latinoamericanos que han logrado un aporte significativo en la generación de puestos de trabajo formal, logrando una contribución superior al 60%. Entre estos países tenemos México, con un 75%; Paraguay, un 77%; Uruguay, 68.5%; y Perú, 67.9%. Estos países realizan importantes esfuerzos para mejorar las condiciones del clima empresarial, con miras a desarrollar la competitividad de estas empresas, logrando desarrollo y generando mayor valor agregado en la economía.

En Latinoamérica los países que han dinamizado la participación de las Mipymes, ¿cómo lo han logrado?

Se han preocupado por superar aquellos obstáculos que restringen el crecimiento y el desarrollo de estas empresas, como por ejemplo, el acceso al financiamiento bancario y al mercado de capitales; la certificación de calidad y uso de herramientas web. Así como las regulaciones y trabas burocráticas que limitan la actividad económica.

La falta de acceso al financiamiento por medio del sistema bancario suele ser uno de los mayores escollos que suelen enfrentar una importante proporción de las pequeñas empresas. Datos del Banco Mundial indican que durante el año 2010, entre los países que lograron que más de un 50% de las Mipymes accedieran a préstamos bancarios, están por ejemplo Chile, que alcanzó un 72.5%; Paraguay un 54.7%; Perú con un 52.5%; y Colombia, un 50.6%.

¿Existen en Latinoamérica casos de Mipymes que han logrado acceder a fuentes de financiamiento más formal?

En el segmento de pequeñas empresas, realmente son muy pocos los países que ha logrado que este sector pueda incursionar activamente en el mercado de capitales. Actualmente, reconocemos que México es uno de los pocos países que ha logrado uno de los mayores porcentajes de esta categoría de empresas, que se ha constituido en sociedades anónimas y a la vez cotizan en bolsa, obteniendo un 12% del total de empresas en dicho segmento.

¿Las excesivas regulaciones del sector público para con las Mipymes podrían impedir el desarrollo de la actividad económica de estas empresas?

Sí, pueden poner en riesgo el crecimiento, y peor aún, la sostenibilidad de las empresas, máxime cuando compiten con empresas extranjeras que no necesariamente tienen que lidiar con estas pesadas cargas regulatorias. Muchas de estas regulaciones tienen que ver con algunas exigencias, permisos, pagos, aranceles, licencias que implican una serie de trámites burocráticos, lo cual incrementa los costos en términos de tiempo, distancias, transacción y dinero.

Cabe señalar que muchas empresas dentro de este sector cuentan con certificaciones de normas de calidad y uso de herramientas web. Entre los países más destacados, tenemos a Venezuela que ha logrado un 25% del total de empresas con certificación reconocida internacionalmente, México, con un 19%, y Colombia con un 11.8%.

¿Cuáles son las propuestas de la Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de la Mipyme, Faedpyme, para trabajar en el corto plazo en Latinoamérica?

En relación a las acciones sociales, se focalizarán experiencias en el área de emprendimiento en zonas desfavorecidas a partir de las prácticas de las universidades que integran la red.

Y en cuanto a las acciones de formación académica, se prevé la formación online de los investigadores de la red y analizar la viabilidad de internacionalizar los postgrados desde expertos en Mipymes hasta maestrías y doctorados. Las colaboraciones podrán ser a través de los profesores de la red, de las cuales Unicit es universidad pionera en el país.

¿Cuáles serían las acciones para realizar proyectos Mipymes en Nicaragua?

Nuestros catedráticos investigadores, desde este momento, se están preparando para potenciar la investigación aplicada y útil para las Mipymes. Vincularemos y analizaremos las oportunidades de negocio entre los países que conforman la red, para potenciar sus relaciones comerciales.

Además, analizaremos las necesidades de formación e investigación de los empresarios de Mipymes, para favorecer la vinculación de la universidad con la empresa. Asimismo, organizaremos una red de colaboradores en el marco de Faedpyme con asociaciones empresariales y organismos públicos de apoyo a las Mipymes.

¿Cómo potenciarán la investigación?

Se elaborará el informe Mipymes en 2014, focalizados fundamentalmente en temas de formación e innovación. También elaboraremos el marco metodológico para el estudio de las microempresas de cara a preparar un cuestionario operativo para el 2015. Realizaremos encuestas para debatir en la red, distinguiendo las áreas de formación, innovación y la microempresa.

Vamos a potenciar propuestas de investigación conjuntas entre los miembros de la red. Para ello, utilizaremos los proyectos conjuntos de investigación entre los investigadores que tengan temas o líneas de investigación comunes.

¿Quién es?

Luis Enrique Lacayo es presidente de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit; del Instituto Latinoamericano de Computación, Ilcomp, y de Bienes Inmobiliarios Centroamericanos, S.A, Bicasa.
Es originario de Managua, tiene una licenciatura en Contaduría Pública y Finanzas, con una maestría en Administración de Empresas, una maestría en Ingeniería del Software y del Conocimiento, y tiene un doctorado en Administración de Empresas.