Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La crisis financiera de Estados Unidos genera un ambiente de incertidumbre en Centroamérica y aún no se puede prever la magnitud del impacto que tendrá en la región, según un informe de la Secretaría de la Integración Económica Centroamericana (Sieca).

“Aunque se creía que la contracción en el ritmo de crecimiento de los Estados Unidos no tendría la magnitud ni la duración de otras, los últimos acontecimientos relacionados con la crisis del sector financiero no permiten prever la magnitud que la crisis puede tener en Estados Unidos y de los efectos que puede tener en la economía de la región”, anota el informe.

Dicho informe fue presentado por el ministro de Industria y Comercio de Honduras, Fredis Cerrato, en la Cumbre que tuvo lugar el sábado en Tegucigalpa, destinada a analizar temas de seguridad, pero recién fue divulgado ayer por el Ministerio.

Según el informe, la crisis financiera de Estados Unidos puede tener efectos como “la disminución de las remesas familiares que ascendieron en el 2007 a 14 mil 187 millones de dólares, en segundo lugar una caída en la industria de la construcción”, porque muchos de los migrantes construyen viviendas en sus países y van a ver disminuidos son ingresos.

En tercer término, Centroamérica verá disminuidas sus exportaciones hacia Estados Unidos como efecto de la contracción económica y, en cuarto lugar, la región registrará una caída de las inversiones extranjeras.

“Todo esto tendrá como efecto inmediato el aumento del desempleo en la región, que de por sí es elevado”, reconoció el ministro.

Cerrato admitió que “en el corto y mediano plazo, en los próximos dos o tres años, la región no tendrá tasas de crecimiento tan buenas, aunque sí se espera que la producción de la región crezca en 2008 a una tasa de 5.5 por ciento”.

Exportaciones crecieron por Cafta
Según el informe, entre enero y abril crecieron las exportaciones centroamericanas hacia Estados Unidos como resultado del tratado de libre comercio, “lo que no necesariamente puede continuar”, y “lo mismo con las remesas que pueden disminuir”.

Indicó que las reservas internacionales de la región en el primer cuatrimestre de 2008 alcanzaron 17 mil 514 millones de dólares, superiores en 12.4 por ciento a las que se registraron hasta abril de 2007, y son suficientes para las importaciones de tres meses.

Anotó que el problema que ha enfrentado la región durante el primer semestre de 2008 es la escalada inflacionaria, la cual se situó en mayo en una tasa interanual de 11.6 por ciento, fundamentalmente por factores de origen externo como las alzas de los precios del petróleo.

Destacó que se sumó el impacto del incremento de los precios de las materia primas agrícolas que se tradujeron en un incremento del 50 por ciento en el precio de los alimentos.

El aumento en los precios de los alimentos se registró también por el incremento del nivel de vida en China e India, la retención de las importaciones de granos por Argentina, el alza en los insumos agrícolas y por la compra de granos por especuladores.