•  |
  •  |
  • END

La crisis financiera que está agobiando al mundo podría no afectarnos en lo que resta del año, y eso permitirá al país poder cumplir con la meta de crecimiento de entre el 3 y 4 por ciento proyectado para 2008, afirmó Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN.

En una comparecencia en el Canal 8 de televisión, el funcionario aseguró también que la inflación acumulada al mes de septiembre llegó al 13.94 por ciento, lo que refleja una disminución del ritmo que este indicador registraba en meses anteriores y que permite proyectar que al final de 2008 terminará en 18.1 por ciento, levemente por encima del 16.88 por ciento del período anterior.

Rosales explicó que por ser la economía nicaragüense pequeña, no se espera un impacto inmediato de la crisis financiera mundial, aunque existe el riesgo de que nos impacte por varios flancos, entre ellos la caída en la demanda de los productos que exportamos y una disminución en el flujo de remesas familiares, como parte de la pérdida de empleos en Estados Unidos por parte de nuestros compatriotas y una reducción de la cooperación externa.

Sin embargo, dijo que al mes de agosto las estadísticas del BCN indican que las remesas crecieron 16.5 por ciento con respecto al año pasado, y las exportaciones del país aumentaron casi el 34 por ciento en comparación con el mismo período de 2007.

Expresó que los precios de los productos de exportación del país tienden hacia la baja con la crisis financiera, lo que significa que sentiremos las repercusiones pronto y desde ahora se deben tomar medidas que permitan al país un respiro para el futuro.

Sin embargo, dijo que para el año 2008 la crisis financiera no implicará mayores cambios en las proyecciones de crecimiento, en parte porque se hizo un cálculo del precio del petróleo que afortunadamente en los últimos meses ha estado bajando.

Inflación se desacelera
El presidente del BCN indicó que al haber cerrado la inflación en septiembre en 13.94 por ciento, indica que va desacelerándose y estamos a niveles similares a las tasas de otros países de la región como Costa Rica (11 por ciento) y Honduras (10 por ciento).

Agregó que si se logra implementar eficientemente el plan anti inflacionario y el objetivo fundamental de garantizar la oferta de producción de alimentos, se logrará el estimado de cerrar en el 18.1 por ciento.

Sin embargo, Rosales señaló que aún se desconoce si el invierno afectará de alguna manera la producción, pero que si no hay mayor impacto, el acelerado ritmo inflacionario prácticamente se habrá contenido.

Dinero está seguro
El presidente del BCN dijo que en reuniones que han sostenido con representantes del Sistema Financiero Nacional, los banqueros aseguraron que los recursos que manejan en el exterior están seguros.

Añadió que el mismo Banco Central tiene un mil 100 millones de dólares en reservas en el exterior, pero que no están presentando ningún problema, aunque señaló que los bancos hicieron previo a la crisis algunos movimientos de un banco a otro.

Dijo que además de la banca nicaragüense, hay diversas inversiones del país en el exterior, entre ellas el Instituto de Previsión Militar, por lo cual el BCN ha estado interesado en conocer la situación de dichos recursos.

Otra de las preocupaciones señaladas por Rosales son las líneas de crédito del exterior que ya tenía comprometida la banca nicaragüense, que garantizará la producción nacional, pero que hasta el momento tampoco hay problema con estos flujos, según se lo comunicaron los banqueros.

Explicó que la situación financiera internacional provocará que los países centroamericanos no sólo se vean afectados en la cooperación internacional, sino que habrá una competencia por atraer a una cantidad de inversionistas que querrán trasladarse a países más seguros, para lo cual, el país hace esfuerzos en mejorar el clima de negocios.